El Tiempo Encontrado. Diario sesenta y siete.

Publicado en: Entradas | 17

 

Domingo 26 de abril. Encierro veintisiete. Monólogos Online. Un acontecer muy nuestro que quiere salvarnos de lo inevitable. Cada pantalla me abre la mirada. Una palabra redicha que se pelea con el cuerpo. Algo de eso nos reconcilia con un mañana sin arresto domiciliario.

Lunes 27 de abril.  Llegue a España en 1976. El Teatro se sigue ofreciendo como algo potente en lo fugaz pero inconcluso en lo ético. Un colador por cuyos agujeros se filtran codicias y premios, rentabilidades diversas o devoción por el buen decir. Nunca la polémica nutriente. ¿Con que trabaja un actor? ¿Tiene una técnica?

Martes 28 de abril. Muere Michael Robinson. ¿Como sería la vida sexual de Robinson Crusoe? El chiste que Michael no hizo `pero que lo haría sonreír ante su propio nombre y su propia muerte.

Miércoles 29 de abril. El delirio pisotea la economía. Si por mi fuera no cobraría a ningún alumno. Debo hacerlo para que no me aparquen en la zona de deshechos. Maestro viejo y loco.

Jueves 30 de abril. Just one more. Jimmy Hendrix.

Viernes 1 de mayo. Encierro veintiocho. No puedo ser intocable éticamente como si fuera un paria hindú. Eso sería la soledad. Grito cuando hablo. ¿A quién le grito?

Sábado 2 de mayo. Fede. El temor a las escaramuzas. ¿Cómo se quiere a un hijo si él no quiere ser querido? Litigios. Tantos tan tontos. Hay vestigios de cosas que no se denominar.

Domingo 3 de mayo. Mas monólogos. Ni espíritu ni materia. El Arte del que actúa es. Solo existe si se ofrece. Se muere por vivir en el ofrecimiento.

Lunes 4 de mayo. Encierro veintinueve. Libros. Menéndez Salmón. Mas información que música. Saer. Mas música que información. Puedo con los dos.

Martes 5 de mayo. La tecnología debe servir para afianzar un territorio ético. No es necesario reinventar el cine o la televisión. Hay que refutar lo tecnológico si promueve vacío ético. Se confunden los quehaceres individuales con las ordenes de los mercados. Spinoza. “Luchan por su esclavitud como si se tratara de su salvación”. Siempre Goyo.

Miércoles 6 de mayo. Una apertura. Un acontecer casual y casi caprichoso al que pretendo adjudicarle leyes singulares. Eso está en ti actriz. Es la ley.

Jueves 7 de mayo.  20hs. Aplausos. En el balcón grito Sanidad y mi barrio ya nunca más defenestrado grita PUBLICA. Siempre dispuesto a liderar lo que sea. Mi anarquismo espiritual se organiza como puede. Carmen se debate entre sus afectos y su vergüenza.

Viernes 8 de mayo. Encierro treinta. El Trinche. ¿El mío? Un universo saturado de bicicletas que van a cualquier parte. Un pedaleo casi una gambeta. No pudo ser. ¿Para qué más Trinche querido?

Sábado 9 de mayo. Argentina. España. Tierras difíciles mi amigo, diría Saer. La tierra es inocente. El problema son los que viven en ella, seguiría diciendo Saer.

Domingo 10 de mayo. Ser un triunfador como sea y contra quien sea, para que luego venga un virus de mierda y descubras que todo es muy simple. ¿A quién le importa si el hombre desciende del mono o del carpincho japones?

Lunes 11 de mayo. Cada pensamiento pragmático me aleja más y más de los circuitos profesionales. No me soporto sin proyectos, pero me nutro de un escepticismo cada día más visceral. Diré que no a Bengala.

Martes 12 de mayo. Encierro treinta y uno.  Hablan de guerra. No tienen memoria. En España hubo una guerra civil. Impunidad y desmemoria.

Camila ladra ternura y Durruti habla desde su tristeza. Los dos vienen de ese lugar de su confinamiento donde cada uno aprende a descifrar su impotencia.

Miércoles 13 de mayo.  Morir o contagiar gritaba la multitud. Se escuchaba un tenue run run y sin embargo nadie decía nada.

Cuando el 99 por ciento de los actores creía que actuar eran palabras y emociones. ¿Qué hacia el uno por ciento restantes?

Jueves 14 de mayo. Tan solo la pereza. No tomar la decisión de me pongo y lo hago. Someterse a esa forma tan democrática de esclavitud.

Soy un poeta del instante. ¿No te habías dado cuenta?

 

 

 

 

17 Comentarios

  1. María Gainzarain
    | Responder

    Bonjour tristesse de lo inconsciente, error de la inercia. Bonjour!

  2. Lore
    | Responder

    El tiempo encontrado se llama tu diario, Eines. Y pienso… el tiempo perdido. Sin embargo, rápidamente, me doy cuenta de que el tiempo no se pierde nunca cuando el lazo (artístico en este caso) une, ciñe y amarra. Casi cuatro años más tarde y la pausa fue lo que un parpadear. Como cuando se cae en coma pero el corazón sigue latiendo, así fue el paréntesis BA-LNDN. La «epoché», de la que hablaban los griegos, tan necesaria que devuelve una experiencia ¡profunda y rica! Buen saldo de cuarentena.

  3. Susana Inés Pérez
    | Responder

    Me recuerdan tus palabras a ese momento en que decidí que quería formarme como actriz. Fue casual y caprichoso. Y no lo fue. Y ahí, en esa magia + trabajo, me encontré la técnica, con el equilibrio. Y me voy deslizando en esa cuerda sabiendo y sin saber. Y me doy cuenta de que estoy donde y con quien debo estar.
    Vejez y locura son, a mi ver, virtudes. ¡Benditas ambas!
    En Hacer/Actuar ya decías: «Caer en un perfil demasiado filosófico en lo teórico conduce a una respuesta en exceso trascendente en lo existencial: el actor solo acabaría siendo posible encerrado en un monasterio, dispuesto a violentarse a sí mismo en todo lo que fue su aprendizaje en sociedad a cambio de una nueva verdad». Hablabas del actor, pero también de ti mismo, de tu propia experiencia. ¿O me equivoco? Qué duro es mantenerse fiel a uno mismo, tratar de atisbar la verdad/lo divino/lo espiritual/como quiera que se llame, desde estos terrenos. Y qué gratificante, al mismo tiempo. Tenía razón ese que te dijo que el maestro ha de repetir lo mismo una y otra vez, sin desfallecer, sin descanso.
    Estos días, entre ensayos, leo mucho a Chantal Maillard. Habla de su crecimiento desde la nada, de su cercanía a la tierra mojada y a la lombriz que sujeta su columna vertebral, del espíritu y del instinto. Leo mucho también estos versos de Rosa Berbel: «El balcón da a la calle. Los gestos / se desgastan, se exhiben, se propagan / por el aire y abajo nadie espera. / El vacío que abrazo en el armario / es mi derrota. / La puerta está entreabierta. / Las cortinas no existen. / Los poemas no te nombran. / Entonces, digo nunca». Nos vemos en la siguiente clase, queridísimo Jorge.

  4. Eduardo cossavella
    | Responder

    2 de mayo: se lo quiere como se puede. Yo te quiero. Abrazo.

  5. Fabiola Pavetto
    | Responder

    Maestro, somos poetas militantes de las preguntas. Nos ponemos el cuerpo al hombro, o le ponemos el hombro al cuerpo? Lo importante es no mentir la animalidad que se juega cuando se juega.

  6. Adelina
    | Responder

    “Puedo tomar cualquier espacio vacío y llamarlo un escenario desnudo” (Brook, 1963, p.9). Actualmente el confinamiento nos ha orillado a límites que incluso no se consideraban posibles; como el “teatro virtual” y hoy en día me pregunto qué significa, qué significamos en esta pandemia. La respuesta parece muy difícil, pero leyendo a estos maestros encuentro verdad refrescante y alentadora. “El teatro del absurdo no buscaba lo irreal por buscarlo. Empleaba lo irreal para hacer ciertas exploraciones, ya que observaba la falta de verdad en nuestros intercambios cotidianos” (Brook, 1973, p. 72-73). Cómo funciona una dirección en lo virtual, tras una pantalla, he incluso quién dirige en la distancia… usaremos los medios para llegar, sean cual sea, porque el teatro necesita y manifiesta resistencia, solo es un desdoblamiento que promulga su permanencia como lo ha hecho desde siempre.

    ¿Cómo se quiere a un hijo si él no quiere ser querido? queriéndolo sin que el sepa 🙂

    ¿El actor puede separarse de su función humana cotidiana, cómo?
    Un actor que se resiste al cambio y la investigación es un actor cebado. Un director que no sabe cómo expresar cambio ceba.

    La tierra es inocente. vivir con lo tengo con lo necesario, expandiendo mi esencia.

  7. Mercedes Diop
    | Responder

    Soy parte de lo que escribes. Me escondo en una ausencia que no se puede representar y pido perdón. Soy.

  8. Miguel Escutia
    | Responder

    Tienes razón viejo compañero, vamos perdiendo estribos conforme cumplimos años; cada vez más solos, con menos compañer@s donde encontrar esas referencias que nos atan a la vida. Y en esta soledad donde poco a poco nos sumerjimos, solo nos queda el arte y el amor, como siempre.

  9. Martijn Kuiper
    | Responder

    Evalúo con el cuerpo, no encuentro las palabras que hacen justicia a lo que quiero decir. Hay tantas verdades.
    Hay 2 clubs; el de gran evaluador, pésimo actor y el club de pésimo evaluador, gran actor. Sigo trabajando para que me admiten en el segundo. Es un problema, el que no se puede tenerlo todo.
    Re-ensayo a Mario de “A fuego lento”, sólo. Doble problema. Por tanto el einímetro a todo lo que da, casi me explota en la cara, otro problema. Haciendo el ridículo como me enseñaron (no voy a dar nombres) encuentro petróleo entre las zanahorias de látex. Crudo, pero petróleo. De ahí a la gasolina fina hay un paso. Rembrandt y Blanche, mis gatos, me miran reprobando, eso no ayuda. Normal, son notablemente superiores en no copiar la vida. Amo a Jorge, el viernes dijo: “se ensaya para saber lo que se ensaya”. Yo no sé ustedes pero yo a mi familia no le digo nada de eso. Lo de, no copiar la vida, ya lo entendí. Solo vale copiar la vida antes de Cristo, incluso antes que eso, así que es preciso inventarla. Se trata de Aprender a no saber, eso tampoco facilita las cosas, más problemas. Si no existiera el ruido, no existiría la palabra silencio. Si no existiera la Coca Cola, no existiría la felicidad.
    Mi novia es ingeniera en sistemas robóticas y me dice “yo he hecho toda la vida lo contrario a lo que dice tu maestro, primero pienso y luego hago y me ha ido bien”. Le digo “pues yo ensayo para saber lo que ensayo”. Ojalá no cambie.
    Si no observara a mis gatos me sentiría el Einstein de la escena. Me superan en todo, son mi mirada crítica.
    Casi 50 años para descubrir que lo que me gusta hacer en la vida es que mi espectador vaya a casa con dolor en el estómago, o dicho más fino, tocarle el corazón a la gente.
    Una cosa más, bajo mi balcón, un hombre toca “La Llorona” con un final improvisado en su clarinete con un cubrebocas puesto, un artista. Cuando termina y mira hacia arriba, yo me escondo detrás de un geranio. Rembrandt se le queda mirando tranquilo sabiendo que a él no le va a pedir dinero. Luego me siento mal.
    Tengo prohibido copiar la vida, si no…
    Cómo me hubiese gustado que Spinoza fuera holandés.
    ¡Gracias por estas clases magistrales, Jorge, Carmen, Carlos!
    Sigo adicto.

  10. Haal
    | Responder

    2013. Salida del teatro apolo. No nos conociamos pero te saludé y felicité por Bodas de sangre.
    2014. Seminario crucial. Un antes y un depués. La sistematización es posible.
    siempre agradecido.

  11. Cecilia Voter
    | Responder

    «El arte de superarte es el SúperArte».
    Querido Jorge,
    Eres un referente para mi.
    Y doy gracias por tu ser, tu hacer, tu arte y tu SúperArte.
    Gracias, querido Maestro.
    Y que suene la música!!

  12. Iñigo
    | Responder

    «El actor como poeta del instante». Hermosa paradoja. Frente al poeta que escribe para no morir, el/la actor/actriz cuya obra muere en cada ensayo, en cada representación. La tensión nació entre ambos el día que se escribió la primera tragedia. Antes de eso el pasado común mítico en el que el poeta era actor que bailaba un texto susurrado, anónimo, que se confundía con el aullido del lobo o con el choque de las armas. Después, la tensión virulenta y creadora entre el texto escrito del poeta y el cuerpo del/la actriz/actor. La tensión que tú has señalado como nadie, Jorge. La tensión que habita cada clase. Gracias por enseñar a dirigir los sentidos, Maestro.

  13. Soy horrible ¡Imagínate!
    | Responder

    Tú. Tienes sonido.

    Suenas a río turbio en sus aguas claras. Hueles a baño de azúcar morena.
    Arte y abeja polinizante de encierros. Inevitable entropía que salpica al que no puede evitar preguntar.

    Un arrebatito.
    Pequeño, muy pequeño.

  14. Vane Thaís
    | Responder

    «El profesor ofrece conocimiento; el Maestro ofrece ignorancia, destruye conocimiento y crea experiencia; os ofrece conocimiento como un vehículo, sólo para sacaros de él cuando llegue el momento y el conocimiento no impida el reconocimiento.» Qué fortuna encontrarte y aprender de maestros como vos, Carmen y Carlos. Gracias infinitas por crear (y creer en) ese lugar de encuentro tan protegido para perderme, darme contra las paredes y por instantes creer encontrarme, en todo caso, disfrutarme.

    Por cierto, si la ignorancia es el inicio del camino, al otro lado me esperan los dioses con su ritual hahahha.

  15. Angela panelitas
    | Responder

    El Uno porciento te buscabamos y encontramos un manantial tan potente y exquisito, que la aventura creativa nunca mas sera la misma. Siempre volveremos Alli a contemplar un juego tan anarquista como espiritual 🎇. Los quiero 🌸

  16. Noam
    | Responder

    Leo, releo a todos los compañero, hoy me falto Rafi, me gusta mucho cuando comentas y dices lo que piensas.

    Me meto y caigo dentro, me levanto contento, me pongo a ver a los compañeros y compañeras, sin duda mucho, el primer baile será por el convivio. El maestro lo dice también, «antes de la clase no tenía ganas de nada, pero ahora estoy aquí y feliz».

    No se donde estoy ni se donde acabare, pero una brujula me queda por devolver.

    Cada vez más juego, para juego la de la luna quien jugaba conmigo en esta noche de 27 de mayo.
    No paraba de mirarme sin mirar, no paraba de sonreír sin sonreír. Querida luna aunque me quieras mentir, se te ve en el cuerpo, aún así no te diré nada por cumplir, en nada se quedará, puedes suplir. No se si conocí una vez a la hija de la luna, pero si sería, con el cuerpo y saber lo pondra en manifiesto.

    Miro atrás, y me asusto. Quien está! El viento entre ramas quien avisa de cambios. No hay porque asustarse sino escuchar el susurro y contemplar las hojas. Tocarlas si caen y mirarlas a solas.

    Otros tiempos viene, con cremosas olas.

  17. Pilar Puente
    | Responder

    Jorge Eines dice en «Repetir Para No Repetir»: «Dejar la memoria como cimiento pero desbordarla desde el deseo de descubrir lo que aún no existe».
    » Buscar lo desconocido y poder entrar en eso como si de un desafío a la imaginación se tratara. Se metaboliza pasado y futuro desde un presente que niega el presente real de los objetos para buscar en ellos esa otra calidad que pertenece al universo del personaje»
    Y pienso en el Arte y pienso en Picasso y pienso en que jamás habría descubierto el Cubismo si no se hubiera adentrado, escapado, penetrado, olvidado de lo conocido para así perderse en lo desconocido. Y pienso en su genial capacidad para metabolizar el pasado y el futuro al crear una obra que trasciende el tiempo y el espacio.

    Toda mi vida me he estado preguntado qué es el Arte y en los últimos tiempos andaba sintiendo que el Arte tiene que ver con ese lado espiritual que nos vincula a los otros.
    Al leer estas frases de Jorge me doy cuenta de que el Arte, antes que nada, nos vincula con lo más profundo y desconocido de nosotros mismos.

    El genio Cezanne se apartó de la sociedad para dedicarse a profundizar en un mundo que sólo era suyo. Se perdió en la naturaleza como un otro yo desconocido, para llegar a ofrecernos un mundo absoluta y maravillosamente NUEVO.

    Morandi, en su genial lirismo es capaz con su pintura, de trascender unas botellas y vasijas que habitan la realidad más cotidiana y ofrecernos un mundo de calidades repletas de inspiración única.

Dejar un comentario sobre Eduardo cossavella

Haz clic aquí para cancelar la respuesta.