Noticias de la vida y el arte

Publicado en: Notas | 7

Como si de una reflexión sobre el estado de nuestra práctica se tratara. Como el debate del Estado de la Nación pero en serio, no como lo hacen los políticos.
Un político es un profesional que vive de hacer afirmaciones absolutas que tienen pocas posibilidades de ser verdad. El buen teatro, por el contrario, tiene la obligación de mostrar que los absolutos políticos son dolorosamente relativos y muchos compromisos peligrosamente ingenuos.
Me apetece cerrar este curso con Uds. con algún comentario impertinente alrededor de cosas pertinentes.
Me apetece decir que las grandes confesiones son mucho mas fáciles de hacer en la vida que en la escena. En este curso alguna que otra confesión hemos tenido. Estamos regular pero vamos bien.
Tenemos que elevar el listón de la exigencia. En las clases y fuera de ellas. Hoy debemos comprometernos para que el Arte nos convoque con una fuerza renovada. Tenemos que poder ser los mejores, porque el futuro tiene que ser vuestro por prepotencia de trabajo.

Cambio de tercio.

Hoy puedo afirmar, cuando algunas seguridades personales están consolidadas, que el teatro se hace con una enorme cuota de sacrificio. Sin percibir casi nunca un salario justo, sin aspirar mas que al prestigio que se obtiene en el escenario y no ante la aparente facilidad que ofrece una cámara televisiva.
Desde ese lugar hemos podido plantearnos el Tejido Abierto-Tejido Beckett. Para mi mas una elección que un regreso. Nunca me fui del deseo de trabajar con mis alumnos. Beckett es solo la constatación de que nunca me he ido. Empezó con una escena de final de curso y nos ayudará a pensar que a veces es fácil descubrir de que vive uno. Otra cosa es de que come uno.
Vendemos imagen, espontaneidad o el personaje de camarero que nos sale muy bien. Todos hacemos lo que podemos para pagar el alquiler.

Sigo necesitando aprender. Este año me ha vuelto a pasar con intensidad. He aprendido muchísimo. Por eso este curso que termina me deja al borde del siguiente con una sensación en el cuerpo que me hace mas joven en el deseo. Lo que me impulsa diariamente. Encontrarme con mis alumnos.

Mi padre. Yo tenía 11 años cuando murió. Les voy a contar como imagino que sería ahora o como me hubiera gustado que llegara a viejo. Va caminando por la calle. Es de noche y es Vallecas. Donde el Bulevar Garcia Lorca hace esquina con Peña Ambote. Un chico lo apunta con una pistola y le pide que le dé todo su dinero.
El chico baja la pistola porque mi padre le dice que no le hace falta y mi padre le da la billetera “Coge todo el dinero” le dice “pero si no te interesa la billetera no me importaría que me la devolvieses” El chico coge el dinero, le devuelve la billetera y echa a correr. ¿Y saben lo que hace mi padre? Le grita de lado a lado de la calle: ¿Cuánto has sacado en limpio?, el chico se detiene y se pone a contar. Veintitres euros dice. Muy bien, le contesta mi padre, pues a ver si no te lo gastas en marranadas. Ese sería mi padre.
Según Freud nos sale de dentro suprimir al padre por la fuerza; se supone que lo odiamos y lo tememos y que tras haberlo superado, lo honramos comiéndolo. Yo en cambio pertenezco a los incapaces de pegar. Ni a mi padre ni a nadie. Gracias Philippe Roth.

Estribos que hay que atender. Estribos que hay que entender. Los del arte y los de la vida. Hoy hablamos de padres. ¿Raro no?

7 Comentarios

  1. miguel
    | Responder

    Comentando el primer tercio…
    Apuntas que las confesiones son mas fáciles de hacer en la vida que en la escena. Para muestra el siguiente enlace. En un pequeño hemiciclo, que bien pudiera parecer un teatro, un político-héroe constata una realidad. Aunque yo creo que se atreve a hacerlo porque, en su idealismo, sabe que un discurso así es más teatro que verdad y en el teatro mal entendido cabe todo.

    http://www.youtube.com/watch?v=nqno8H-mjeY&feature=player_embedded

    En efecto, hemos de elevar el nivel de exigencia, seamos políticos o ingenieros. Nos lo debemos. El placebo con el que se nos adocena tan fácilmente no debe servirnos, no a nosotros. Seamos o no los mejores, hemos de luchar por salir del redil y respirar aire limpio.
    Digo yo.

  2. Pantxo
    | Responder

    Nos gusta como vivimos pero le tenemos miedo a la vida. ¿Por que?. Un relativista consagrado diria porque a veces va bien y otras no tan bien, depende… Un absolutista, dueño de la verdad irrefutable, diria porque tenemos miedo a morir. Un politico diria porque tenemos miedo a perder lo que hemos conseguido luchando (mientras por lo bajini te ata las manos, te amordaza la boca, te entapona los oidos y te embrutece el corazon). Solo los peces muertos siguen la corriente. Yo, como actor, como persona, como miembro de la tribu de la humanidad, digo que no es miedo a morir, sino miedo a vivir. El No ya lo tenemos garantizado desde nacimiento y mi vida consiste basicamente en una constante busqueda del SÍ. Pero la vida se me muestra a los ojos, a los oidos, a los dedos y al corazon, rara. Como si de un relativista absolutista se tratase diriamos que la vida es asi, pero…¿es asi? NO. Solo podremos conocer lo que no conocemos y el mundo en el que vivimos nos dice «si tu ya lo conoces todo, tienes internet, moviles, comida, ocio, dinero». Pero yo no conozco lo que hay detras de esa mascara (persona) que es la realidad. ¿Que cara tiene? ¿Cual es su verdadero rostro?
    Practicamente no conozco a mi padre. Cuando tenia dos años de experiencia desapreció como el humo de un cigarrillo en el aire, creo que no dijo «voy a por tabaco», pero sí que se fue a por algo diferente a lo que tenía, digamos hizo su propia odisea y se fue de Itaca. Sólo he aprendido una cosa de el: no te fies nuca de ni de tu padre. Hehehe, no es cierto, aprendi que la vida te pide te pide y te pide y tu vas arañando como si fueses un acomplejado, para conseguir lo justo y conformarte con lo que te dan, con miedo a vivir a pedir, a llorar, a reir, a amar. Como me di cuenta que le tenia miedo a la vida pense que no tenia porque tenerle miedo a la muerte y si para dejar de ser yo y dejar de tenerle miedo a la vida tenia que ser «otro» ( el otro, espejo de ti mismo para logar verte) y acercarme a eso que no conocia que se llama muerte. La muerte del yo. Yo muero en escena para matar mi mascara de la vida.
    Decias Jorge, que los actores son los seres mas inseguros que necesitan aparentar seguridad a toda costa. Una cosa es segura, si dejamos de luchar por el amor a la vida, a la belleza, a la tribu, desde nuestra profesión, moriremos como se tira un movil cuando deja de realizar su función. Me siento seguro cuando muero en escena porque vivo y asi pierdo el miedo a la vida. Por eso cuando en el escenario se me desvela el SÍ verdadero de la vida entonces, sin miedo, se que podria morir tranquilo.
    un beso a todos y….viva la vida!
    Ptx.

    • Javier Paniagua
      | Responder

      Felicitaciones Ptx. por tus reflexiones, maravillosas, porque me emocionan, hacen sentirme en un lugar mágico, un lugar que quiero, al que siento que pertenezco. Quiero decir lo que tengo , lo que he ido modelando a través de la vida , y no puedo, y no quiero, porque creo que en nuestros pensamientos expresados siempre hay una trampa, que se adhiere sin darnos cuenta cuando expresamos algo, y no sé porqué esto es así , si es que realmente es así. Me interesa el movimiento intimo de la vida , el que se produce en mi , el que me arrastra, no importa si al cielo o al infierno , porque de ambos se puede salir. La necesidad más fuerte que poseen los seres humanos es la de pertenecer, !el sentido de la pertenencia es tan poderoso! y lo extraño de todo es que en realidad no pertenecemos más que a la vida, porque todo lo demás la muerte nos lo arrebata. Se van papa y mamá, pero también los amigos, los recuerdos que con tanto cuidado hemos ido guardando, la casa maravillosa por la que tanto hemos luchado… de que va todo esto? imágenes , imágenes y más imágenes, y elegimos una imagen entre millones de posibles elecciones, y en la elección está el germen de todo, de la prosperidad y la derrota , dicho en un sentido amplio y profundo. Y con estas imágenes configuramos un algo que llamamos vida, pero la vida no son esas imágenes, sino el impulso que nos permitió escogerlas, y las otras imágenes mucho más numerosas y esquitas que no quisimos o no pudimos ver,¿ que pasará en mi vida si cuento con ellas y reelaboro la película? Puedo cambiar el rollo, la máquina de proyecciones e incluso ver la película en un escenario diferente, proyectar hacia la pantalla infinita del universo aquello que nunca mire, y meterla en el corazón para empezar escuchando un latido básico, el de mamá y atravesarlo y sentir lo que verdaderamente soy, un ser singular amado incluso antes de llegar a ser algo físico. El camino nos llevará a todo esto. Creo las personas buscamos desesperadamente una pertenencia pequeñita e insuficiente, cuando lo que hay es muy grande, no podemos abarcarlo porque estamos dentro, y la tribu como tu dice Pantxo se queda en un punto muy pequeño. Y papá no es ese ser que se fue, que me quiso o no me quiso , sino un ser completo, por el que también atraviesa una fuerza inconmensurable. Y ahí me agarro con fuerza y dejo que la vida «tire de mi» Ilusión , cuando atravieso la puerta dorada, me encuentro solo y un resplandor lo inunda todo, no necesito nada de lo que necesité.

      Un abrazo .

  3. Ainhoa
    | Responder

    Jorge,
    hace unos dias compré un libro. Se titulaba «Acting without agony», de Don Richardson. En la primera hoja hay una frase de Picasso: «Art is not the truth, but a lie that makes us see the truth», y recordé con qué claridad he articulado verdades construídas de mentiras en las escenas de tus clases. Pantxo dice que tenemos miedo a vivir. Quizá sea así, quizá tenemos miedo a vivir de una manera auténtica y plena. Mi pez goldfish se murió hace unos días. Primero perdió la vista, luego su cuerpo quedó paralizado, volteado panza arriba como si se hubiera roto la espina, pero si hubieras visto con qué insolencia el viejo desafiaba a la muerte, con qué furia luchaba por vivir un minuto más, un día más. Los animales viven de una forma plena y auténtica, será por eso que no necesitan del arte.
    Hace un mes pusieron aquí una película sublime, «The secret in their eyes». Un hombre que huye de la responsabilidad de su vida que es buscar la felicidad y la aprende al descubrir cómo los otros se entregan a su objetivo. De esta naturaleza, de este rigor y seriedad es lo que tú enseñas, Jorge.

  4. Cesar Luis Menotti
    | Responder

    LA TRAMPA Y LA GLORIA
    Este fútbol maltratado, utilizado, enrarecido, donde todavía hay combatientes que sueñan recuperarlo y devolverlo a sus orígenes contra una mediocridad que como decía J. Ingenieros teme al digno y adoran al lacayo. Les encanta el «hombre practico» que de toda situación saca partido y en toda villanía tiene provecho.
    Cómplice de los poderes, siempre están los mediocres, son perenne, lo que varia es su prestigio y su influencia. Desde este lugar podemos encontrarlos en la designación de Rusia y Qatar como próxima sede mundialista, doce años antes están las sedes, en este mundo de hoy cuesta entender.
    No se encuentra ninguna razón cualitativa sí una oscuridad sospechosa, siempre se cuenta con ellos, mancomunados en grupos, arrebañados en clubes, federaciones, confederaciones, hacen fuertes las conducciones de poder y estos grupos crecen en influencia, se asocian al poder y la mediocridad, se convierte en sistema a su servicio, cuando se dice que van a entrar en consideración no solo esta decidido, esta resuelto.
    No importa otra razón que el mundo de los grandes negocios, todos aplauden, nadie quiere perder posiciones que lo separen del negocio, todo es gris, si soy generoso.
    Pero como siempre cuando parece que todo esta perdido aparecen los otros, los superiores y es bueno acompañar al sol que sale con fuerza y mirarlo hasta las lagrimas sin ningún temor a «quedarse ciego». Desde la emoción y la fuerza para seguir acompañando a estos combatientes, hoy ilustres que transformaron un brisa de esperanza en un vendaval a tanta mediocridad.
    Apareció el original Pep Guardiola y su gente, como una sociedad repleta de ideas y de búsqueda, con una energía que maltrata merecidamente tantas mentiras que solo pueden sostenerse desde algún éxito. La energía no es fuerza bruta, son ideas convertidas en fuerza inteligente, todo esto y mucho mas es este Barcelona.
    Tuve la fortuna de jugar con y en contra de enormes jugadores desde Pele, Coutinho, Sivori, E. Onega, Zito, Clodoaldo, Sachi y muchísimos mas. Dirigí también grandes futbolistas y grandes equipos, vi a todos y todo hasta hoy. Jugué y dirigí grandes clásicos Boca-River, Barcelona-Madrid, A. Madrid- R. Madrid, Rosario Central- NOB, Independiente-Racing, Huracan-San Lorenzo, Penarol- Nacional, Selección Mexicana, Selección Argentina. Como jugador y como entrenador no puedo recordar con precisión algo parecido al ultimo clásico Barcelona-Madrid, no como una excepción de este Barsa, sino como una confirmación de su grandeza. Con que jerarquía defiende su juego, como se sigue sosteniendo desde la embriaguez que produce el éxito aun merecido, no se deja atrapar, da un paso atrás para no caer en ese precipicio que produce el éxito, recompone su tiempo que en fútbol es cada partido, juega y es feliz porque juega, es noble porque juega para vencer no para derrotar. Asciende por el camino exclusivo del mérito, es este el camino, no cualquier camino.
    «Los mediocres tiene apetitos urgentes: el éxito. No sospechan que existe otra cosa, la gloria, ambicionada solamente por caracteres superiores. El uno se mendiga, la otra se conquista.» (Jose Ingenieros)»Bayer.Esteban@dpa.com»

  5. Javier Paniagua
    | Responder

    LOS SUPRESORES
    No, no , desgraciadamente no es el título de ninguna película, se trata de entidades de la conciencia que vagan por el universo sin fin se instalan en los mares, lagos y ríos , y como no podía ser de otra manera penetran en cada rincón de de la madre tierra, surcando aires, paredes, estancias de hospitales, hogares, instituciones , universidades ,colegios y escuelas varias , es decir : están en todas partes y su actividad consiste en la de cambiar al otro por el medio más grosero y destructivo: la supresión, esta es llevada a cabo de infinitas maneras; a veces sutilmente, tanto que ni te das cuenta , y al cabo de los años te percatas de que tienes un trauma de órdago, otras sin embargo es de la manera más soez y grosera, no importan las formas, leyes universales ni madre que las parió , son sencillamente instrumentos de la destrucción: LOS SUPRESORES.
    Disfrazados de corderos si hace falta hacen todo tipo de estragos en los tejidos sensibles de los seres, porque a ellos solo les mueve su expansión ciega y desenfrenada, no se dan cuenta que el universo que ellos tratan de colonizar fue creado con una finalidad bien distinta, la de la unión y la concordia. En mi vida he visto a estos seres con frecuencia, de hecho sé quiénes son nada más toparme con ellos. Hacen acto de presencia en procesos de aprendizaje, así que los primeros, os podéis imaginar, aparecieron cuando era un crio y seguro que antes estaban también, pero la memoria no me alcanza. Algunos maestros de escuela tratan de suprimir la conciencia de los niños, como vulgares políticos tras un plan perverso, que se extiende sin fin, y lo jodido de todo, es que lo consiguen en muchos de los casos . Y cuál es el resultado de tan nefasta acción: la somatización del miedo, el individuo afectado queda paralizado temporalmente o de por vida por el miedo.! qué atroz! tanto es así que se instala alrededor de estos carroñeros del alma, un halo de «normalidad» como si la destrucción ciega formara parte de la vida. Y os digo amigos que no es así , y que esa destrucción más tarde , más temprano se vuelve implacablemente contra estos supresores del alma. Así que me siento muy feliz, de que el universo esté tan bien diseñado y tenga esa magnífica memoria, que a mí me falta para evaluar tanto destrozo que estos seres infringen a las conciencias ajenas. Pero tal vez esta escasez de la memoria no sea casual y sea debida también, a ese afán protector del universo creador. Sea como sea estad atentos a que estos seres no obstruyan vuestras vidas, y sobre todo observar , porque tal vez tu que lees atentamente estas palabras te hayas convertido en un supresor sin ni tan siquiera darte cuenta. Los síntomas de ser un supresor son claros aunque difíciles de reconocer: en primer lugar UNA PROFUNDA INFELICIDAD, le sigue UNA FALTA DE RESPETO continuada hacia todo y hacia todos, además de necedad, incompetencia para la vida y sus asuntos… etc., etc.
    El efecto colateral que producen los supresores es curioso y es que atacan a las conciencias circundantes con un delirio de «normalidad» como si aquello fuera lo más normal del mundo, aquí empieza la epidemia y el proceso supresor, las verdades son sustituidas por mentiras, y estas elevadas a la categoría de verdades absolutas, es decir , verdades despojadas de realidad humana, de espíritu. Podemos definir a los supresores como seres que pretenden la destrucción del espíritu, cosa totalmente imposible, pero que en la profunda oscuridad de estos pasa desapercibida, ya que lo único verdaderamente indestructible es el espíritu. ¿ Cuál es el valor positivo de la existencia de los seres supresores? que los seres que sobreviven a su devastadora acción salen fortalecidos, pues han tenido que lidiar una batalla con el mundo de las sombras.
    seguirá.

    Javier Paniagua

  6. Victor
    | Responder

    hola probando como comentar

Dejar un comentario sobre Ainhoa

Haz clic aquí para cancelar la respuesta.