EL SUICIDIO COMO CUESTION FILOSOFICA

Publicado en: Entradas | 16

Uno.

Escribía Albert Camus, una vez más citado en este Blog, que el suicidio era la única cuestión realmente filosófica.
Acabamos de regresar de Argentina. Hemos viajado de gira con Tejido Abierto y hemos tenido suerte. El público se interesó por nuestra propuesta, incluso algunos espectadores recibieron una profunda inspiración. Otros nos aplaudieron con pasión y hubo quien gritó Viva García Lorca. También están los que se retiraron antes de acabar la representación. Lo habitual. Ni más ni menos que renovar una constatación en nombre de las gentes de la escena. Quiero decir que hemos podido ser lo que ocurre y sin duda esos fueron los mejores momentos. ¿Por qué? Cuando hacemos técnica hacemos ética y cuando tejemos ambas cosas habitamos la cuestión que da título a esta entrega. Nadie quiere suicidarse. Todos quieren vivir en la escena. Es el arte del actor el que nos convoca.
Mientras estoy en Argentina, Javier Mediavilla, tan alumno tan querido, me solicita que interceda y tomé contacto con un prestigioso actor argentino para que se integre en un próximo proyecto de cine. No lo consigo. El actor parece estar detrás de algo que lo protege vaya a saber de qué pero eso lo hace intangible. Otra vez Camus: La fama es un entierro prematuro porque no te permite cambiar.
Conclusión. No he podido hacerle el favor a Javier. No he podido tomar mate con un individuo que me conoce y que incluso le podría apetecer hablar de futbol conmigo. Se ha suicidado. Tiene tanto éxito que no sabemos si alguna vez podrá recuperarse de tanto prestigio social.
Luego de la última función de Bodas de Sangre en Buenos Aires, en el Teatro Apolo, el Director del Centro Cultural Español nos invitó a festejar. Vamos los doce. Nos apetece comprobar una vez más que abajo del escenario podemos sentirnos bien porque hacemos lo que queremos con la gente que queremos.
Entre los invitados hay una actor de larga trayectoria en Hollywood y Europa. Beatriz Melgares, actriz, con un impulso tan natural como no premeditado le pide hacerse una foto con él. El actor se niega. Dos naderías entrelazadas. Ella que le pide la foto y el que se la niega.
¿Quién pierde? Nuestra profesión. El arte del actor. Hombre famoso o mujer famosa. Es lo mismo. El que trabaja bien y hace de su tarea una implicación técnicamente seria acaba siendo hermoso para el que quiera verlo. En ese instante gana la vida.
Lo opuesto es el suicidio. Cada vez que algo se congela en una respuesta inconsciente nacida de un poder que no manejamos pero que define y conduce nuestra conducta, morimos un poco.
Como toda cuestión filosófica es irrelevante. No cambia la realidad.
Por ello debo pedir disculpas a mis lectores por tratar de avanzar sobre un territorio que ya está en manos de los intereses mediáticos. Se han quedado con todo.
Me parece que todos queremos sacarnos la foto.
Dos.
Tenemos miedo a no sobrevivir. Somos cobardes en si, por naturaleza social. En nuestra época casi de forma antropológica. Eso nos hace muy gobernables.
Muy apasionados por la ignorancia. Cuanto menos queremos saber más amamos nuestro yo.
Como si todo estuviera preparado para el goce de los poderosos no dejaré de remar para llegar hasta un sitio que queda libre. Se trata de hacer posible que la cuestión filosófica se resuelva bien.
El porvenir es lo que hago ahora. Hoy.
En ese lugar se acabaron las grandes certezas. Me permito afirmar que quizás tengamos suerte.
Cada uno tiene la suya. Hay que buscarla.

16 Comentarios

  1. Laura
    | Responder

    y yo tuve la suerte de poder encontrarte,encontrarlos,la busqué seguramente.No,no creo que se hayan quedado con todo,ustedes,bodas lo demostró,no sólo pude disfrutar del impecable trabajo escénico de cada uno de los que integra bodas,sino que también me abrieron las puertas,sintiendo que yo aquí océano de por medio era-soy parte de una manera de entender de vivir el arte del actor.Toda tu gente está bien viva,por que estar vivo es ser generosos,es abrir puertas es pedir una foto…mi imagino a Beatriz, con su impulso (que podría asemejarse al mío) después de la negación de alguien que estaba compartiendo un momento con todos vosotros…No lo entiendo,recuerdo como toda la compañía cantó,posó y se río cuando les pedí las fotos de todos para mi después de la última función en el teatro Real,Salieron movidas,no las puedo mostrar,pero están allí y me dejaron estar con ustedes.No Jorge por suerte el suicidio no entrará en nuestras vidas.seguro ganará la filosofía!
    Feliz de haberlos tenido tan cerca,feliz de poder haberlos admirado una vez más.
    seguimos remando.
    soy una de los vuestros…entré sin pedir permiso.No me voy.
    abrazo!

  2. Juan Carlos Benz
    | Responder

    Sentidas palabras companero, han calado profundo como la obra que gratamente fui a compartir con ustedes, excelente, gracias por tanto trabajo, tanta pasion, tanta entrega, me han traspasado durante todo el transcurso de la obra y no son solos palabras, soy actor y ano pasado hicimos bodas aca en bs as, ahora el 6 estrenamos Mariana Pineda. He visto el ano pasado tres puestas de bodas y algunas realmente no se pudo comprendrer el mje del director, en la suya sobraron los mensajes. Salud!!!!!
    Ser indiferente y ser un boludo cuando se ignoran cosas tan basicas como el respeto es cuestion de los seres humanos, no de los actores el que actua como tal, no aprendio nada.
    Les dejo mis respetos a ustedes los actores al director y a esta pasion universal por el sr Lorca.
    Cualquier cosa que necesiten de argentina, este quien escribe sabra saldar cualquier sabor amargo que los irrespetuosos no pudieron.
    Abtazos!!!!!!

  3. Natalia Villena
    | Responder

    Perdón por lo coloquial, pero a mi me emocionó mas Bea en una hora y media de Bodas de Sangre que el gil ese en todas sus películas, no creo que haya podido suicidarse porque ya estaba muerto. O se suicidó una vez mas con una nueva negativa a una nueva foto?

  4. Adam
    | Responder

    ¡Qué bien te sienta argentina jorge!, y que pena tener que leer que hay «actores» que hacen ese tipo de cosas. tanto peor para ellos, como decia Natalia, ya estaba muerto.

  5. fabianrodriguez17
    | Responder

    Anoche, en el Teatro Municipal 1º de Mayo de la ciudad de Santa Fe, Argentina, se presentaban simultáneamente dos obras de teatro, una en la sala Mayor, uno de esos espectáculos comerciales «hagamos dinero fácil» con figuritas de TV, con entradas a doscientos pesos (unos 20 dólares AMERICANOS +o-) y con un público (alrededor de 500) que aullaba como comanches (con perdón de ese pueblo originario) con el ¡wuwuwuwu! tan conocido del guerrero país del norte. Mientras que en la sala Marechal se presentaba un grupo de teatro independiente venido del interior de nuestra provincia, con entradas a cuarenta pesos ( 8 u$s), con actores que tuvieron que poner dinero de su bolsillo para poder actuar y un público (alrededor de 30) que devolvió con un cálido aplauso al final de la función. A la salida, «los comanches» se agolpaba desesperados para tomarse una foto, robar un beso o poder tocar a sus dioses del éter, mientras los actores de provincia trataban de avanzar con sus vestuarios, sus maletines de maquillaje y sus cajas de cartón con objetos de la utilería para llegar hasta el minibús que los esperaba para recorrer los 80 kilómetros de regreso a casa. Estos actores, los de provincia, los del teatro independiente, apostaron por la vida.
    Gratísimo el recuerdo del paso por Santa Fe de «1941. Bodas de Sangre», un silencio tan intenso en la platea durante la función, el corazón batiendo fuerte, las almas de los actores y su público entrelazadas, y el estallido final de un aplauso fuerte y prolongado. Esos actores también apostando por la vida. ¡Gracias por no suicidarse!

  6. Guillermo
    | Responder

    No he visto Bodas de Sangre, pero espero lo puedan hacer en Madrid y disfrutarla. El problema es el narcisismo de muerte, es decir aquel que conduce a confundirse con su propia imagen y suicidarse por ello. Una querida actriz argentina me decía no te olvides que hay actrices y estrellas, estas siempre brillan con luz ajena
    saludos Guillermo .

  7. sebastian
    | Responder

    El artista siempre esta tratando de luchar contra dos males, La pereza y los espejismos… El segundo es mas grave pues te niega la oportunidad de crear… Ultimamente me cuestiono la facilidad de ser actor y lo dificil q es convertirse en un artista siempre al lado del cañon…

  8. Mariel
    | Responder

    Hola Jorge! Qué gusto volver a leerte. Me alegro de que la gira fuera bien. Yo sigo remando con mi proyecto teatral, haciendo lo que me gusta y con quien me gusta.
    Qué diferencia con mi experiencia!. El otro día fui a ver a Jose Pedro Carrión. Para mi, un gran actor español y responsable, en parte, de que a los 19 añitos decidiera que lo que me gustaba era hacer teatro. Me presenté y enseguida me invitó a tomar algo con su gente, Hablamos de teatro, de familia, historias de nuestra vida. Cercanía, disponibilidad, intimidad. Hablamos de la relación con el público. El, creo, ha llegado a la misma conclusión que yo. Hace teatro desde su coherencia, como le gusta, sin preocuparse de lo que capta el público, de lo que piensa, asumiendo que cada uno que va a vernos al teatro recogerá lo que le llegue, desde su sitio, desde su historia, desde su vida. Otros no recogerán nada y se van.
    Lo importante es seguir haciendo lo que se ama sólo porque se ama. Quizá es la manera de no congelarse.

  9. Sandra
    | Responder

    Felicidades por la gira, y por inspirar al público. Y me quedo con la frase: » Cuando hacemos técnica hacemos ética y cuando tejemos ambas cosas habitamos la cuestión que da título a esta entrega. Nadie quiere suicidarse. Todos quieren vivir en la escena. Es el arte del actor el que nos convoca.» Nuevamente, mil gracias por compartir, esta nota… Siempre abordando realidades teatrales, relevantes para hacer de este oficio, algo digno de respeto. ¡Fuerte abrazo desde Chile!

  10. María Gainzarain
    | Responder

    A veces alimentarse de un nombre , nos lleva a una intoxicación soberbia, en ese lugar donde creemos merecer todo lo que recibimos y más….Decía mi abuela Laude, somos lo que comemos…En todos los campos, en todas las ambiciones….Comer alimentos con ojos, nos lleva a la ceguera total…
    A todos nos ha pasado alguna vez….Y de este pecado se puede resucitar…

  11. miki@gmail.com
    | Responder

    Te van a matar Eines. No sé en Argentina pero aquí hay que gritar fuerte en los ensayos para que no se note la ignorancia y no complicarse con ninguna tontería técnica. Las obras se ponen de pie y a otra cosa. Nadie tiene ganas que le cuentes tu guerra.
    Miguelón y Otro mas.

  12. Nerea
    | Responder

    Se puede decir mas alto pero no mas claro, nuestra profesion esta llena de personas mediocres por lo tanto se quedan en actores inferiores a lo mediocre.

  13. Jose Carpe
    | Responder

    Es una pena que ocurran ese tipo de gestos en un actor. Todos trabajamos a diario para dar lo mejor de nosotros mismos en escena y es precioso ver cómo otros valoran lo que haces. No entiendo cómo puede haber gente así…

  14. Cristian Simois
    | Responder

    Hola Jorge. Que bien todo haya ido bien por Argentina!!! En unos dias dejo los Bosques Noruegos para irme a Sudamerica, llego a Brasil el 8 de Diciembre y dispuesto a recorrer todos los sitos que pueda del continente. No tengo billete de vuelta. Lo dejare en manos de la vida para saber cuando volver… Pasare por Madrid antes de irme. Espero que nos veamos una vez mas.
    Cristian Simois.

  15. Pantxo Nieto
    | Responder

    Y ya que nos hemos vendido del todo, ¿por que no nos compramos a nosotros mismos? Total, es lo que nos queda. O no. Vendidos estamos, eso si, con una carga de IVA más alta que la actual, de hecho, seguimos pagando. Somos, los actores, como las latas de cocacola, con nuestro nombre bien clarito escrito con letras bancas sobre fondo rojo ovalado. Y luego, a la basura. A recilcarse, como dicen en los cursos de…prefiero no poner más nombres cocacolas. Hoy un actor por si sólo no es nadie. Tiene que saber cantar, bailar, beber, drogarse y chupar… o sea, todo menos actuar. De hecho te dicen, no, no, asi no, no actues….tiene tela. Imaginate a un pintor diciendole, no, no, no pintes. Para ahogarse, o como tu dices, para suicidarse. A mi se me han suicidado ya dos cosas en la vida. Una es la autoridad. No respeto ninguna. Y la otra, la linea de lo imposible. Solo necesito tu mirada y una luz, y si es vela mejor. Eso, tu mirada, tu silencio, tu caida, tu alzada y tu zancada a ritmo de sangre en tu interior. Eso nadie lo podrá comprar. Ahí todavia nos queda algo más que el IVA, algo más que el payaso ese de la foto de Bea, algo más que quien va al teatro para deicr que (sigo sin decir nombres, pero arrrrrrrrrr, cuanto cuesta) ese o esa le gusto mucho «al natural». No hay nada menos natural que un actor, y si lo hay tiene que ser un actor perro o actor delfin, o actor mariposa. Actuar es crear, como parir, pero con suicidio incluido, a la vez que pares mueres, asi de sencillo. Asi que para sobrevivir, comprate un ataud o preguntale a la muerte quien es para ponerle precio a tus hijos.
    Avanti maestro.

    • pau
      | Responder

      Decimos ser evolucionados… Pero al final todos somos carroñeros.

Dejar un comentario sobre Mariel

Haz clic aquí para cancelar la respuesta.