LA MERCANCIA.

Publicado en: Entradas | 17

El que ofrece un actor es porque no necesita un actor.
Empresas de producción en cualquier ámbito artístico relacionadas con los seres humanos que actúan, reclutan y venden mercancía artística de la mejor calidad al mejor precio que pueden.
Ustedes saben señores vendedores que están usando la gran puerta que les ha abierto la globalización aliada con el neo-liberalismo.
Ustedes saben que son explotadores. Se han apoderado de la riqueza creadora de generaciones posmodernas, repletas de la ilusión que una sociedad libre alimenta.
Ustedes saben que como buena basura ideológica, han logrado metabolizarse en el universo profesional del actor. Han conseguido parecer indisolubles a la realidad. No hay otra manera de subsistir parecen decir. Lo dicen y lo gritan con el atrevimiento que les otorga el poder. Tratan de ocultar que usan y tiran, compran y venden, mercancía humana imprescindible para sostener los productos que una y otra vez generan.
Pantallas o escenarios. Cajas tontas o proscenios irrelevantes, al servicio de una teología. El actor como oficiante. En publicidad o en reality show, en comedias de situación o en telenovelas tragicómicas, en dosis masivas para captar el interés de un espectador. Se trata de llenar el espacio que debe ocupar lo que se ha denominado, cultura del ocio. No hay ninguna duda. Tan inculta como ociosa pero atrapadora como para que todos sigamos sin reflexionar sobre el castigo que esa cultura ejerce sobre buena parte de la sociedad. Aunque no lo crean, hay individuos que hacen el esfuerzo de seguir pensando, de forma autónoma y crítica.
Me asombra la trágica facilidad con que la gente normal se puede convertir en verdugo.
Me asombra la trágica facilidad con que la gente normal puede aceptar a que alguien les diga lo que tienen que pensar y desear.
Me asombra la trágica facilidad como todo eso se asume desde una profesión a la que pertenezco y que parece haber renunciado a ser vanguardia transformadora, algo que ha venido ocurriendo a lo largo de la historia del hombre y que alguna vez le hizo decir a Sigmund Freud. “Los poetas descubrieron el inconsciente antes que yo”.
Esta sociedad no necesita actores, los usa para comprar y vender. Muchos actores sometidos a esa inercia dicen lo mismo: Ahora aguanto lo que hay. Me tratan como mercancía de cuarta categoría pero alguna vez me trataran como mercancía de primera.
Tarea para el Verano. Líneas de reflexión y pensamiento.
¿Por qué Federico Nietzsche se convirtió en el líder incuestionable de la post modernidad?
¿Por qué Konstantin Serguievich Stanislavsky es el adalid insustituible del pensamiento teórico y técnico vinculado al arte del actor?
¿El pensamiento de Nietzsche esta integrado o es superado por Foucualt?
¿El pensamiento de Stanislavsky está integrado o es superado por Grotowsky?
Nietzsche: Hay un ser humano que se somete al estado y otro que no. Al que se somete Nietzsche lo llama gregario, al otro lo llama superior. El gregario asume la moral del rebaño. El superior entiende al hombre gregario. El gregario no entiende al hombre superior; para entenderlo tendría que dejar de ser lo que es.
Federico Nietzsche. Textual. “ Desprendernos de todos los lazos humanos sociales y morales hasta que podamos bailar y saltar como los niños”.
¿Les recuerda algo?
Stanislavsky: La acción es un medio para recrear la vida real. Eso fue exagerado hasta límites insospechados por los colegas americanos y sus continuadores en todo el mundo occidental y televisivo. El mercado manda y a ellos les ordenaba conseguir un actor que hiciera de la naturalidad una virtud. Un actor que había que domesticar para uso y abuso del cine y la televisión.
Para Gratowsky la acción es un instrumento para descubrir una puerta de entrada, Para crear una vía de acceso e iniciar desde allí la construcción desde otra lógica que no la de la naturalidad de la vida.
Uno. No hay que domar ni el cuerpo ni el alma. Tratemos de que sean salvajes y dignos.
Dos. Las cosas van mal. No tengo porque ir con ellas. Si tengo algo que sé hacer debo hacerlo. Lo que está mal que lo hagan los demás.
Tres.- Venimos viviendo en los últimos tiempos catástrofes de distinto signo. Las éticas las conocemos todos. Desde Auschwitz hasta nuestros días el ser humano ha decidido no ahorrarse ninguna. Las catástrofes tecnológicas son más originales pero matan igual. De Hiroshima a Fukuyima hay algunas letras de diferencia y unos cuantos muertos más para la primera.
¿Y todo esto en que va con nosotros? Cada día que pasa me siento mas un miembro de la resistencia que otra cosa. Perdón por decirlo. Durante las guerras no se habla de los que integran la resistencia. No quiero ser colaboracionista aunque me usen como si lo fuera. Hay una ocupación en nuestra profesión. El Arte del Actor está ocupado por un enemigo que se hace el tonto escondido detrás del liberalismo.

17 Comentarios

  1. Paz andreu sitjar
    | Responder

    Hola Jorge, cuanto me agradan tus palabras, no te conozco personalmente, tampoco soy actriz, de momento, no he visto ninguna obra tuya, de momento y te descubrí, ya sabes en la biblioteca pública de Palma de Mallorca. Solo había leido un libro de teatro que un amigo me recomendó, El trabajo del actor sobre si mismo. Stanislavski Al leerlo me dí cuenta que me reflejaba constantemente en sus palabras, para mí era como vivir la vida integrando todos esos conceptos que el autor describia. El siguiente libro por el que me interesé fue Hacer Actuar, y te escribí, cuando algo me entusiasma suelo escribir al autor del libro para comentar mi impresión sobre lo leido, no todos contestan, que alegría me causó el ver que tu¡ si lo hiciste. Estoy suscrita en tu blog desde entonces, después fui a la biblioteca para descubrir si tenías más libros y los pedí todos, estaban nuevos y escondidos no sé donde, reclamé que tus libros debían de estar en la estantería de Teatro, no escondidos¡¡¡,con ello quiero decir: Porqué no somos responsables con nuestros valores??, En resumen tambien creo ser miembro de la resistencia, antes pensaba soy un bicho raro¡¡ Y ahora pienso soy un bicho raro que resiste¡¡ Gracias por tus palabras y tus libros . un abrazo desde Palma.

    • carlos enri
      | Responder

      Hola Paz soy Carlos ex-alumno de jorge, actor de tejido abierto y Mallorquin. Ha sido una sorpresa y una alegria descubrir que en la isla no solo hay alemanes, tambien hay bichos raros que resisten. Suelo ir a Palma varias veces al año, si pudiera ayudarte en algo lo hare encantado…un saludo.

  2. laura
    | Responder

    Lo bueno es que ya no lloro…
    «si las cosas van mal no tengo por que ir con ellas…»
    gracias.
    ¿lo puedo compartir?

  3. Juan Aragón
    | Responder

    Grandes palabras Gran Jefe. Palabras que invitan a la reflexión. Palabras que se hermanan con muchos de mis pensamientos, pensamientos que se convierten en inquientudes,inquientudes que puestas en el cuerpo pasan a ser un intento constante e inquientante de forma de vida. Una vida que sube baja y se retuerce como una montaña rusa llena de sobresaltos y sorpresas y pequeños momentos que te permiten volver a coger aire para volver a bajar estrepitosamente una vez mas. No ser gregario es estar con los pies en el suelo. No ser gregario es ser consiente y a la vez paciente de vivir con lo que hay en cada momento. No hay otra manera de vivir posible actualmente, o eso creo yo.
    Aprovecho para mandarte un saludo a ti y a todos los lectores de blog. Feliz verano y feliz vida. Besos del Chico Fruta..

    • Esther
      | Responder

      …frutita de Aragón,jajajaja!

  4. fabiola pavetto
    | Responder

    Una puerta abierta a la reflexión. Maravilloso. Difícil como toda decisión. Para leer más de una vez. Todo lo que debo pensar está en tus palabras Jorge. Traspasa el ámbito del teatro, se debería aplicar a todas las instancias de identidad humana. Para re-pensarse.

    • Nahia
      | Responder

      Precisamente Jorge aboga por que nadie debe decirnos lo que tenemos que pensar…seguro estar´´a encantado de tu reflexión, Fabiola, pero no se si tanto de que todo lo que debas pensar esté en sus palabras. Tremenda responsabilidad para él! Piensa en las tuyas, todo lo que QUIERAS y no lo que debas pensar está en tí y en nadie más, por mucho que en el camino encontremos ideas afines.
      UN BESO!! (para los dos, te incluyo, Jorge)

  5. Clemente
    | Responder

    La forma refleja el pensamiento y el fondo, ¿es la forma el fondo?

    FORMAS: Infranaturalismo televisivo, menos vida que en la vida; cine con los mismos lenguajes petrificados, perpetuados desde hace décadas por las grandes estrellas americanas e internacionales que saludan desde sus carteles de publicidad de marcas multinacionales a los manifestantes. Estrellas de segunda y tercera generación que la industria convence de que son buenos actores o actrices o actoras o atroces, con premios y buenos sueldos (ah! mira, como en el football) Escuelas llenas de profesores con las ideas claras: transmitir el sueño del éxito. Jóvenes alumnos con fé en si mismos y en los sueños de las fotos gigantes de los andamios. «Ser famoso, wanna be famous, wanna be a celebrity, drinking champange over the moonlight, with a nice girl, big bulbs, you know…» Creyendo que ese deseo es personal e intransferible y no sacado de alguna secuencia televisiva repetida hasta la saciedad. Y sí, lo creen, creen que es su sueño, que emerge de las profundidades de su ser. Calorías, engañar al hambre; coches, amigos y cerveza; «El contrato de la universidad Nebrija»; Atenas cierra la universidad; «700€ al mes, contrato de media jornada pero trabajas 53 horas semanales, ya te iremos dando algo más en negro con el tiempo, ah y los sábados también de 7:30h a 15h, o a 16h… según vayan las cosas… ya sabes» ; terrazas llenas, bares llenos. Chicas bonitas por la Latina, sonrientes. Chicos bonitos por la Latina, sonrientes. Con gafas de sol o sin ellas, de sport o de chic@s malos cómo se gustan. Qué gusto que se gusten a gusto.

    A mi se me mezcla el fondo con la forma.

    Saludos,

    Clemente

    • paw
      | Responder

      Hay algo en mí que tiende a decir que no, que la forma no es el fondo. No lo es en el momento en que es forma, no esencia, sino más bien lo contrario, cualquier forma de representación posible alejada de esta. Claro que, la elección de la misma forma,…¿acaba por determinar su esencia…?.

  6. Meritxell
    | Responder

    Es curioso. Hace cuatro años decidí que en algún momento de mi vida iba a subirme a un escenario.
    Con 17 años es muy fácil que te engañen. Con 17 años hubiese sido muy fácil caer en alguna de esas escuelas en las que en la primera entrevista te venden tu futuro por un precio que no todo el mundo es capaz de pagar.
    Por suerte o por desgracia caí en la Escuela de Jorge Eines. ¿Quién es ese señor? ¿Qué tengo que hacer? ¿Que me van a enseñar? ¿Estaré aquí más de una semana? Todo eran preguntas que a día de hoy están más que resueltas (aunque aun quedan otras tantas por resolver). Pero si de verdad hay algo que he aprendido en este tiempo es que un actor debe acompañar su técnica con la ética.

    ¿Valores? Muchos los pierden. »Haré esta peli y ganaré un pastón, tendré a tod@s l@ chic@s que quiera y los directores me rifarán» VERGÜENZA.

    Está claro que el cambio debe empezar por nosotros mismos asi que, mirad dentro de vosotros y pensad qué es lo que de verdad hay que hacer para que esto no continúe así.
    Hay que saber cuándo decir SI y cuándo decir NO.

    Ah! Se me olvidaba…Jorge es un pelotudo!!! jajaj

    Besos 🙂

  7. Pantxo Nieto
    | Responder

    “El teatro no caerá, porque ha de levantarse”
    Mirando por el balcón del momento actual del teatro se pueden distinguir tres tipos de escenarios diferentes: claros llanos de absentismo mental, arboledas y estepas difusas que no encuentran suelo al techo de sus sueños creativos, y selvas frondosas y escasas enredadas en un grito descomunal: ¡Animas del purgatorio!
    Ese balcón, magnífisencillamente presentado en la obra de la zaranda, que hecha un vistazo al publico que recibe entre risotada y risotada el peso de la conciencia de estar podrido hasta los dientes que mascan la agria risa. Pero ahí sigue la esperanza, “antes que se sequen sus raíces se secará el mundo”. Y que cierto es. Ya no lucen las hojas su color natural, el agua que corre bajo sus ramas esta contaminda por el poder del dinero que corre veloz ante los pasos del hombre agotado de cambiar sin saber a donde se dirige. Tampoco la corteza resiste los envites del temporal, y hasta puedes salir de un teatro con un helado o un nuevo movil sin haber visto ninguna representación, sin haberte representado significativamente en tu vida y llevando algo ajeno en tu mano, que dirige tus impulsos y pensamientos. Ahí quedan las raices, que aguantan lo que una abuela sólo podría aguantar. Entre su savia van aglutinándose los chupasangres de los gusanos financieros, las águilas depredadoras de los productores estampados en una estadística mercantil, el aire cenizo que acompaña a los tragasueños de los indignos directores de casting, los perros y perras que enseñan a morir en cada escuela de teatro que se precie al precio del todo por el todo y… a aplaudir. “Quereis levantar y sólo sabeis destruir. ¿Qué haréis ahora que no queda nada, ni siquiera este fantasma al que negais la sepultura?”. Cada uno yerma la tierra en su parcela y rasgados los telones que cubren la intimidad del teatro, la vida, su corazón, desnudo y en pasaje humillante por entre el claudicado publico, sonríe ridículo desde el proscenio hasta la salida de emergencia, que da directa al basurero, pero, otra vez más lo dice la zaranda, de las cenizas de la muerte nacerá la semilla de la vida.
    Una escombrera durmiente. Eso es lo que hay levantar. Insuperable. Que realismo más insuperable. Que efecto de realidad. Parecen que respiran y todo. Nadie notará la diferencia. Así estamos y asi somos. Cloroformo.
    Actores, actrices, dramaturgos, directoras, pedagogos, profesionales del arte escénico, televisivo o cinematográfico: dimitid, desobedeced, volver a empezar, fracasar, otra vez, fracasar de nuevo como diría Beckett, no seais bestias de carga, ni rastrojos de indiferencia, caminad dignificando el arte, únicamente someteos a la regla más básica y lógica de nuestra profesión: “Ama el arte en ti mismo y no a ti mismo en el arte” (Stanislavsky). Dice Paco que hay que ponerse el mundo por montera, porque por derecho propio hemos de obligarnos a ser responsables de la podredumbre de nuestra profesión. Esos actores que los chupatintas de los diarios encumbran de la noche a la mañana, artizta, artizta, quitate eso!!. Antes se tenia que dedicar una vida entera para encumbrase como actor, y ahora… sólo jaleo, jaleo!!
    Pensadlo, reflexionad en este momento, ¿en que nos hemos convertdo? ¿qué ha hecho el actor con lo que la sociedad ha hecho de él? Es difícil responderse porque no sabemos donde estamos. Coloquémonos en nuestro sitio y de ahí partamos. Nuestra sangre viene de los reyes tolosanos; Ataulfo, Teordorico I, Alarico I, que bien podrían ser Nietzseche, Copeau, Andre Antoine, Grotowsky, Huta Haggen, Yoshi Oida, Kirkegard, Thomas Bernhardt, Allan Poe, Shakespeare, Eugenio Barba, Meyerhold, Albert Camus, Michael Foucault, Aristoteles, Calderón de la Barca, Moliere, Bobby Fischer, los indomables Williams Huntings, y creemos “el club de los artistas muertos”, a lo Kantor, porque así como estamos, estamos muertos en vida o como diría la zaranda: La vida es lo que tengo muerta.
    Se abre un nuevo telón ante la pregunta y pienso Me gusta quedarme dormida para despertarme con tu sueño. Tenemos que buscar y encontrar ese sueño, juntos, indivisibles, como un todo en un acto y sobre un mismo tablado, pero ahora lo que usted esta buscando no se encuentra o ni se busca ni se encuentra. Ni siquiera con cabecero egipcio. Si se quiere buscar se ha de estar dispuesto a encontrarse con lo bueno y con lo malo, con la alegría y con el dolor, con el logro y con el fracaso, En las tinieblas de la muerte afilan sus lenguas como espadas sobre el inocente. Al menos seamos inocentes. Recordemos que la corriente se ha llevado a mucha gente, no seamos peces muertos.
    Cae la hoja, cae la lluvia, cae el calor como un cuchillo asfixiante, cae todo lo que en la naturaleza se sostiene por la misma naturaleza. También caen regímenes, dictadores, usureros, hipócritas, egoístas, instituciones, tópicos y trípticos y todo aquello que atenta contra el carácter telúrico de la vida, pero el teatro, el teatro no caerá, porque su raíz es tan profunda como la memoria del ser humano. Si cae el teatro cae el hombre y sus sentido y nosotros con todas sus consecuencias.

    Ptx.

  8. Pantxo Nieto
    | Responder

    Y menos teatro en la vida y más vida en el teatro!

  9. laura
    | Responder

    el actor como oficiante….uf..está plagado de actores que creen que esto es un oficio y que si pagan es trabajo, ya has hablado en tus libros de que había que desterrar la idea del profesional con quien gana dinero con su trabajo.
    si eso está muy bien si viene a travéz del esfuerzo y la entrega y el compromiso necesario…y de llevar años y años y años…
    el actor como artista…curioso que pocos se lo planteen no?
    y el círculo crece y se mantiene en su eje: escuelas empresas,productoras que no buscan talento o buen hacer si no un nombre de marketing,actores que se desesperan por un papelito,y etc,etc.
    y el círculo se retroalimenta, por que ánte la sociedad somos lo que vendemos y vendemos si estamos en cartel..si no…
    por lo que al final somos todos producto de consumo y mira por donde el círculo sigue cerrando: actor producto,escuela productora…de producto.
    y actores que creen que ser un producto es lo que vende…
    pero seamos optimistas,habemos no tan pocos que sentimos el teatro como arte,que creemos que que se puede y se debe hacer mejor y que no estamos dispuestos a que nos conviertan en un producto.
    poquitos, pero que hacen,que piensan y sienten…
    ya llegará…¿llegará?

  10. Pantxo Nieto
    | Responder

    QUIERO OCUPAR UN TEATRO EN MADRIZ.

    Según la RAE, ocupar: Habitar una casa. Obtener, gozar un empleo, dignidad. Dar que hacer o en qué trabajar, especialmente en un oficio o arte. Llamar la atención de alguien; darle en qué pensar.

    Pienso en el Albeniz. Pienso en el teatro Casa de Vacas del Retiro. Pienso en todos y cada uno de los teatros que se estan convirtiendo en tiendas de ocio para una eventual amnesia mental. Pienso, pero no hago.
    Imaginate una mota de polvo que cae, lentamente y termina posándose sobre el escenario. Nadie lo ve. el teatro esta clausurado, como en la Edad Media. Ahora piensa en cuantas representaciones de teatro-polvo nos estamos perdiendo. Caen tantas, como lágrimas al pensar que ese espacio sagrado ha sido amordazado, inutilizado, alienado, sistematizado, vencido, violado, perdido…¿perdido?. El teatro no pierde, nosotros perdemos al teatro, como agua clara que se resbala sobre nuestras sucias manos.
    Pienso, me degarro pensando en noches inutiles de vino y tararelismos sobre que puedo hacer para dejar de desangrarme sin dejar de ser un desgarro a mi conciencia. Agarro la vida y no quiero que esa mota de polvo vuelva a caer en el bosque del silencio, que arde mientras echamos más leña al fuego, más gasolina al incendio, porque es lo que nos han dado para apagar los incendios que ellos han creado. Pero, y nuestras armas, nuestras herramientas, nuestra dignidad, nuestra critica activa, nuestro posicionamiento, nuestra técnica, nuestro valor.
    Arde en cada segundo que paso pensando sin OCUPARME en dignificar mi profesión. Soy un trabajador del arte escenico interpretativo. No soy una puta, ni un estupido, ni una marioneta, ni un pez muerto. Soy un trabajador y quiero trabajar honrrada y dignamente. Y lo quiero hacer ya, porque es nuestro derecho. Nos estamos muriendo del hambre de la inaicción.
    Siempre he soñado en tener un teatro de mayor. Cada vez que paso por el abandonado Hotel Madrid de la calle Carretas, justo al lado del caja madrid. Me imagino las luces de la entrada, los chavales y chavalas esperando inquietos a ver si hay un asiento libre para poder ver gratis la ultima obra del Teatro del Sol.Las escaleras que llevan a los palcos con sus alfombras rojas o moradas. El escenario abierto como una madre que va al paritorio.
    Ya soy mayor, quiero dejar de pensar.
    Podemos…. ¿queremos? Llegará…¿llegaremos?. ¿qué? ¿Nos ocupamos?

    Ptx.

  11. Eliseo
    | Responder

    Tus palabras me dejan sin ellas. Realmente uno se siente tan reflejado en tus reflexiones que no tiene mucho que decir y si que hacer. No puedo loar tus reflexiones y tu postura ética porque estando de acuerdo me cuestionan sobre mi propio comportamiento. Asi que solo puedo decir que constantemente abren brechas en mi propia acción… Vendría a decirme; menos hablar y más hacer en esa línea.

  12. Pa blo Neruda
    | Responder

    Sucede que me canso de ser hombre.
    Sucede que entro en las sastrerías y en los cines
    marchito, impenetrable, como un cisne de fieltro
    navegando en un agua de origen y ceniza.

    El olor de las peluquerías me hace llorar a gritos.
    Sólo quiero un descanso de piedras o de lana,
    sólo quiero no ver establecimientos ni jardines,
    ni mercaderías, ni anteojos, ni ascensores.

    Sucede que me canso de mis pies y mis uñas
    y mi pelo y mi sombra.
    Sucede que me canso de ser hombre.

    Sin embargo sería delicioso
    asustar a un notario con un lirio cortado
    o dar muerte a una monja con un golpe de oreja.
    Sería bello
    ir por las calles con un cuchillo verde
    y dando gritos hasta morir de frío.

    No quiero seguir siendo raíz en las tinieblas,
    vacilante, extendido, tiritando de sueño,
    hacia abajo, en las tripas moradas de la tierra,
    absorbiendo y pensando, comiendo cada día.

    No quiero para mí tantas desgracias.
    no quiero continuar de raíz y de tumba,
    de subterráneo solo, de bodega con muertos,
    aterido, muriéndome de pena.

    Por eso el día lunes arde como el petróleo
    cuando me ve llegar con mi cara de cárcel,
    y aúlla en su transcurso como una rueda herida,
    y da pasos de sangre caliente hacia la noche.

    Y me empuja a ciertos rincones, a ciertas casas húmedas,
    a hospitales donde los huesos salen por la ventana,
    a ciertas zapaterías con olor a vinagre,
    a calles espantosas como grietas.

    Hay pájaros de color de azufre y horribles intestinos
    colgando de las puertas de las casas que odio,
    hay dentaduras olvidadas en una cafetera,
    hay espejos
    que debieran haber llorado de vergüenza y espanto,
    hay paraguas en todas partes, y venenos, y ombligos.

    Yo paseo con calma, con ojos, con zapatos,
    con furia, con olvido,
    paso, cruzo oficinas y tiendas de ortopedia,
    y patios donde hay ropas colgadas de un alambre:
    calzoncillos, toallas y camisas que lloran
    lentas lágrimas sucias.

    Pablo Neruda.

  13. María Gainzarain
    | Responder

    Las palabras, a veces nos enredan los pensamientos. Y las imágenes, nos devoran esos pensamientos. Estamos tan entretenidos haciendo no se qué, todo eso que hay que hacer ..Las cosas importantes, . Es curioso que tantos ancianos pierdan la memoria, a veces pienso que es porque se enredaron en hacer ese no se qué, que es tan importante, y se olvidaron de recordar., se perdieron en algún lugar del no sé… Un escenario, una persona, una actriz, que se encuentra delante del público,siendo quién es, en ese viaje que es vivir…Pero, como he dicho antes , entretenida, creyendo que progresaba, sentada en la misma piedra, de sus antepasados, haciendo no se qué,

Dejar un comentario sobre Juan Aragón

Haz clic aquí para cancelar la respuesta.