El Tiempo Encontrado. Diario sesenta y ocho.

Publicado en: Entradas | 26

 

Sábado 16 de mayo. Encierro treinta y dos. Quizás seria mejor volver al inexplicable caos de la sopa germinal. Esto de preservar este universo me suena cada vez peor.

Domingo 17 de mayo. Encierro treinta y tres. Cuando me llamaba la rentabilidad económica de un proyecto me sonaba a desafío infantil. ¿Has visto como yo también puedo? Soy mayor.

Lunes 18 de mayo. Cada vez polemizo mejor conmigo mismo. Incluso algunas veces gano. Las menos, pero a veces lo consigo.

Martes 19 de mayo. Aceptar las leyes del confinamiento y no dejarnos aniquilar por ellas.

Miércoles 20 de mayo. Es diferente no desear nada que no desear, desear algo.

Jueves 21 de mayo. La derecha española. Ajenos a todo lo que no sea dinero y propiedad. Genuflexos a ser esclavos creyéndose dueños de algo. Muy capaces de ser agresivos por fidelidad a sus convicciones. Sin embargo, poca cosa significa algo para ellos. Débiles aventureros de la épica del mercado. Esa es su moral.

Viernes 22 de mayo. Encierro treinta y cuatro. Tengo fogonazos de pensamiento. Inesperados. Violentos. Obstinados. Como si fueran obsecuentes en sus caricias a mi egocentrismo. Me atrapan como en una cárcel diminuta e incluso me da placer el encierro.

sábado 23 de mayo. Durruti. Un perro. ¿Me ladra? El miedo a ser comido. Sus pelos y mi alergia. Lo animal. Me siento inferior a su capacidad. Un puro presente que me ladra y eso lo envidio. Quiero ladrar y sino ser caballo y relinchar.

Domingo 24 de mayo. No mas balcón. No mas aplauso. No más Perón.

Lunes 25 de mayo. El Teatro. Hay que apropiarse de las búsquedas De las preguntas. Para establecer un nuevo sistema de poder.

Miércoles 27 de mayo. Monólogos Online. Un pensamiento a veces tan intenso que tengo que ponerle palabras.

Viernes 29 de mayo. Este diario es un lugar para las palabras. Es mi homenaje a Piglia.

Sábado 30 de mayo.  Juan José Saer. “Al agua Usted la puede nadar, pero no al fuego. Vaya y haga si se anima la prueba de nadar en el fuego a ver si puede.”

Domingo 31 de mayo. Carmen tiene intimidad con el mundo. No hay cosas demasiado temidas. Nunca matara antes de tiempo. Ella sabe estar ahí.

Lunes 1 de junio. Algún día voy a salir a la llanura. Pero bueno…Jesús Noguero siempre lo hará mejor. Menos mal.

Martes 2 de junio. Este diario va del mundo que es no del que me gustaría que fuera. A veces deambulo para acomodar mi deseo a la realidad. Incluso a veces me ilusiona vivir en un mundo de mierda. Claro que sí.

Miércoles 3 de junio. Buñuel. “Yo adoro la soledad a cambio de que un amigo venga a hablarme de ella”

Viernes 5 de junio. Monólogos Online. Los limites de mi cuerpo son los territorios de mi personaje, No hay otra opción a partir de entenderlo. Quien descifra es el cuerpo.

Sábado 6 de junio. Xalapa. Leo. Dejo detrás una ponencia fracasada en la Asociación de Directores de Escena. Ahora mientras leo me encuentro con que lo virtual no solo no es una renuncia. Puede ser una conquista. Los leones negros siguen devorando presas por la comarca. Todavía tengo algo de tiempo para discutir los gruñidos.

Domingo 7 de junio. Alguien toca mi nuca. Aquí estoy. Aquí sigo.

Lunes 8 de junio. Hay quienes llevan la hospitalidad en la sangre. Están preparados para encontrarse con los otros. Martin Buber me da la razón. Claro, no se puede dejar de entender, la razón solo se tiene entre dos.

Miércoles 10 de junio. Llama Valdano. Una hora por teléfono para constatar que no hay ni futbol ni arte. Hay un pretexto verbal para actualizar la amistad. Ya sabemos de qué va.

Jueves 11 de junio. Adriana Varela. Ella canta. Se arregla el dolor después de sollozar.

El Banquete. Platón. El Amor. “Cualquier explicación que solo atienda a los aspectos puramente físicos deja de lado los aspectos más importantes, psicológicos y metafísicos, de ese estupendo motor de las almas.”

26 Comentarios

  1. Claudio Garófalo
    | Responder

    Adriana Varela le pone el cuerpo a Platón y definitivamente nada en el fuego ! Y nada de la de Heidegger y de la de agua también.

    • Anne Castillon
      | Responder

      No te juzgues; ni poco ni mucho, ni nada. ES. Es un recomenzar, eso es lo que importa, romper la inercia inactiva, movilizar. El primer impulso. Cuesta, pero no importa, lo que vale es el impulso, el deseo de ABRIR, de querer fluir. Un fluir desde lo profundo del inconsciente, desde la “conciencia” del inconsciente.
      Tu alma sabe y tu cuerpo traduce. SANAR. REPARAR. Como esa tecla que no suena en armonía con las demás, y que solamente podemos reparar desde nuestro sentir más profundo. SANAR. Una necesidad, un deseo, un pedido al UNIVERSO. SANAR… el alma, las almas; las de hoy, las antiguas, TODAS. Ya es tiempo de cierres y aperturas. Los viejos decretos deben morir, impiden avanzar. Es necesario echar al fuego los viejos y paralizantes decretos. Limpiar, despejar, dejar ir, liberar el alma de pesos innecesarios, inútiles.
      Peso y Alma no conjugan.

  2. Laura Moss
    | Responder

    De la risa al crepúsculo. Del tango arrastrado de Adriana a los leones negros y sus gruñidos infelices .
    Vos en medio, como un pibe entrometido en las conversaciones de adultos .
    Y el cuerpo pudiendo lo que el mundo de las ideas apenas araña
    Encierro o condición de posibilidad para unirse a si mismo y a aquellos navegantes de lo que es preciso …

  3. Susana Inés Pérez
    | Responder

    Te leo en la noche, después de un día largo. Me gusta ver cómo los monólogos online llenan nuestra vida. Cada vez estoy más segura de que me gusta vivir en la incertidumbre. Lo constato cuando leo el poema «Arte poética», del poeta dominicano José Mármol: «Apártame por siempre de lo fácil, lo tangible. En la oscuridad prolifera el asombro… Mantenme colgado de lo inimaginable. Apóyame del aire, así caigo en lo eterno», dice. Y sigue: «Haz del no sido el es». Y me doy cuenta de que para lo que él es la poesía, para mí es el teatro, y esos vídeos en los que bailo, en blanco y negro, en mi salón. Hoy cambié de lugar. Bailé en mi cuarto y el cuerpo descifró; dialogué con la pared. Me he comprado dos libros, uno de Javier Marías y otro de Irene Nemirovsky. Tengo ansias de saber. Más que nunca. Y de acunar cada frase que me resulta interesante. Hago bromas y me río de lo trascendente, porque eso mismo, reírse, es lo trascendente. Sigo buscando…

  4. Nacho
    | Responder

    Ayer entré por primera vez en el laboratorio de monólogos que ha sustituido a las clases regulares.
    Me emocione
    Hace tanto que no hago un previo…
    Recuerdo que cuando jugaba al fútbol mi padre venía a verme entrenar y un día al finalizar estaba enfadado conmigo porque no había utilizado la pierna izquierda para chutar a portería.eso te ha echo perder tiempo al intentar maniobrar para posicionar la pelota en tu pierna buena, le has regalado espacio al defensa
    Tienes que aprender a utilizar la pierna izquierda
    Quien utiliza las dos piernas
    Tiene dos cerebros
    Me dijo
    Supongo que esta anécdota se ha manifestado porque el previo le tendió la mano
    el previo genera infinitos cuerpos
    Tantos como el atrevimiento de uno desee.
    El previo me enseño a utilizar la pierna izquierda

  5. Sebas
    | Responder

    Aprendí a trabajar solo en la escuela, se me presentó la oportunidad de trabajar un monólogo, mientras mis compañeros realizaban escenas en parejas o tríos. En ese momento no entendí el porque ni el parque. Dos años después de irme de Madrid y de la escuela, entendí que tenía que pasar por ese momento para aprender a trabajar solo. Los monólogos tienen algo hermoso, la lucha con la pereza y el encuentro del impulso en su máxima expresión. El monólogo te permite trabajar por ti y para ti. Trabajar monólogos es la anarquizacion del actor en su máxima expresión. En este confinamiento, el teatro me salva una vez más.

  6. Lore
    | Responder

    Un día te levantás y decís… otra vez, una vez más aunque sabés que es una vez menos.
    Otro día en el que el aire sigue fluyendo a mis pulmones, las imágenes siguen pasando de mi retina al cerebro.
    Otro día en el que ellos siguen frente a la pantalla. Otra vez más o menos. Gira. No para.
    Y yo no tenía excusas, no tenía norte ni plan. Tenía únicamente lo obvio, lo mismo que todos.
    Ahora la traslación me produce sensación semejante a la de los cisnes que juegan, a plumas abiertas, en el Thames a la altura de Richmond.

  7. Noam
    | Responder

    Pasan cosas.
    Solo o acompañado, ver con la mano.
    Monólogos siguen y suman. No se pero si se.
    Se empieza un nuevo viaje, acabar sin acabar, festejar sin festejar.
    Lleno de algo, historias llaman, continentes escuchan, personas aman.
    Estructuramos para seguir los pasos, destructuramos para vivir cada paso.
    Pasan cosas.

  8. María Gainzarain
    | Responder

    Las palabras que deseas escuchar te convencen, te acompañan…Y cuando están ausentes las buscas. El cuerpo se tensa, se relaja, se excita y se bloquea con palabras.. .Con las del interior

  9. Fabiola Pavetto
    | Responder

    Ni las lágrimas saladas, que por tragarlas de sed te mueres. Ni las estrofas de cualquier himno a la vida que intentan ver la luz a través de un pasadizo inventado. Ni la luz de cualquier sonrisa.
    Nada, nada podrá igualar la osadía de vivir el juego.

  10. Rita Terranova
    | Responder

    Hola mi queridísimo primer Maestro!!!! Aquí estamos, adentro y cocinando y leyendo y viendo películas…Tejiendo y bordando. Cosiendo y pintando. Trabajaremos, dijo Sonia, y después descansaremos y seremos como los Ángeles. Te quiero Maestro y a Carmen, la más bella, buena y sabia. Justita para vos! Hasta pronto!!!!!

  11. Martijn Kuiper
    | Responder

    De twijfel, de vraag, de zoektocht, het niet weten. Dat is de nieuwe macht.
    La duda, la pregunta, la búsqueda, el no saber. Ese es el nuevo poder. (en Holanda también)
    Nuevo, porque afortunadamente así Eines lo reivindica, lo desentierra. Espero que siempre fue así.
    Yo tengo suerte, llevo 50 años dudando. Pero es eso, suerte.
    El poder me resulta francamente incómodo, tenerlo digo.
    Ser sometido a ello no es una opción. Vale, tenerlo tampoco.
    Tenerlo o jugar a tenerlo, no sé cuál de los dos requiere más técnica.
    La estructura de una escena se inscribe en ese territorio tan fértil llamado “no saber”.
    Cuando sostengo la pregunta con una conducta sólida, tengo el poder.
    Poner en acciones, poner en una conducta, el con qué se sostiene ese deseo, ese es mi trabajo.
    Por suerte siempre queda mucho trabajo. No me quiero cansar de jugar.

  12. Sofía De la O
    | Responder

    “Llega un momento en el que uno tiene que pensar contra sí mismo”, dice un genio cuyas canas y palabras impetuosas admiro…
    Yo tomé una decisión hace poco tiempo que creí no ser capaz de mantener… retomar… ME. Retomarme en esencia, en sonido, en mi risa estruendosa que cierra con un ronquido torpe, en mi ‘hacer actuar’. Existir y habitar-me en cuerpo y en alma, con el juego y con la descomposición. Solo una persona había logrado inspirarme tanto para mi capacidad creativa; mi querida Laura Moss. Ahora, también encuentro un placer incomparable en el desarme completo, fino, libre… y me topo, por segunda vez en 8 años, con el mejor lugar en el que he estado y del que no me quiero salir… ese espacio creativo… el teatro Einesiano. Uno que se vuelve creación personal y que nadie cuestiona a menos que ya lo haya visto… Mi opción Z de existir pasó de acabarme 10 cigarrillos por día o reprocharle al pasado, a ser mi dedo meñique en la comisura de mi boca, la bata que se engancha con las uñas del gato, mi mano agarrando la taza de café en el estante… “Actuar es soñar con el cuerpo”, dice ese maestro grandilocuente tras la cámara… y con esto, el arte, su arte, su técnica aplicable tanto al escenario como a la vida misma, un trabajo previo a la vez, me va salvando…

  13. Natalia Villena
    | Responder

    Hay gente que nada en el fuego, el fuego se inventa. Carmen después de dar a luz o dar luz se fuma un cigarrillo, si no entendiste prestá atención en qué momento lo prende, eso te va a tranquilizar.

  14. Natalia Villena
    | Responder

    Martes 2 de junio
    “ No elegí este mundo pero aprendí a querer”
    García

  15. Jesus Noguero El portugués.
    | Responder

    Me da consuelo, notarte el corazón alegre.

  16. Adelina
    | Responder

    Sobre lo impulsos del actore

    Los impulsos más bestias son aquellos que nacen del plexo de la juventud.

    Hay recuerdos que uno tiene a medias, confusos, que duelen, si supiéramos que ahí se encuentra mucha de nuestra verdadera esencia… ¿Mejor no saber quién soy?

    La pobreza del actor, nómadas, no hay espacio para actuar y ahora debo bajarme del escenario, ceder, aceptar los golpes de la vida, asumir mis pasiones encontradas y despedirme de quien merezco despedirme.

    La sanación va más allá del oficio, sobre y para el oficio.

    Pido libertad de expresión para dejar testigo de mi vida.

  17. Anne Castillon
    | Responder

    Contingencia y Libertad. Cuando hay libertad hay contingencia. La convivencia en armonía despierta el impulso más puro de mi esencia.

  18. Dahiana Vásquez
    | Responder

    Del tiempo encontrado que irrumpe el ruido externo y queda el interno.
    del tiempo lento y tardío que se enfurece hacia uno mismo
    del tiempo asfixiante a un tiempo que camina en su albedrío por mi mente sin afán
    tiempos muy nuevos, como estrenar.
    Monólogos es un abrazo fuerte en medio de un desierto humano.
    El maestro, Carmen y todos en esta pantalla llenan el corazón, con sonrisas, preguntas y un trabajo que solo la disciplina y constancia sabe premiar.
    Aprender a desaprender.
    Tener luz cuando me empodero de mis certezas. La técnica es una de ellas.
    un abrazo.

  19. Noam
    | Responder

    Se da las gracias cuando se da mano, saber dar la gracias cuando se mira, cuando se escucha.

    Razón sin razón, razón sin el otro no es razón, en tal caso puede ser pasar de escalón.

    Indiscutible que tiene luz y a que le falta iluminar. Camino, preguntar, ver, seguir o torcer. La técnica como antorcha. Siempre lo dije, en la escuela de Jorge, siempre hay un luz encendida.

  20. Anne Castillon
    | Responder

    LA PEREZA: enemiga de comienzos, es necesario darle batalla para ponernos a trabajar. ¿Enemiga o resistencia útil para trabajar, investigar? Esta cómodamente sentada sobre el MIEDO, la SOBERBIA, la VERGÜENZA; se acomoda sobre nuestros PREJUICIOS: “no puedo” “no me va a salir”, sobre las barreras autoimpuestas. EXCUSAS. BASURA….! Es toda esa mierda, ese lastre que hay que tirar durante la gimnasia emocional.
    Le damos batalla a la pereza con la confianza en nuestra esencia, el conocimiento adquirido, todo firmemente apoyado sobre la libertad gestionada desde el cuerpo.

  21. Mercedes Diop
    | Responder

    No hay muchas opciones. Siempre volver a empezar. Ni más ni menos.

  22. Lore
    | Responder

    «Si no creyera en mi sonido,
    si no creyera en mi silencio…»
    … no podría ser parte de una red humana que está tan honesta y saludablemente alienada
    en lo que nos interpela. Cada unx escuchando su original silencio y buscando su genuino sonido.
    Cuando afuera todo duele hay fragmentos de tiempo que se tornan compresa para el alma, sentido para vivir día más.

  23. Joaquin Gomez
    | Responder

    A punto de escucharte en una nueva charla maestro, Filo se perfila como una nueva red de conocimientos a recoger, maravillosa clase de hoy, días de confinamiento por estas tierras aun pero con ventanas al mundo que me llenan de oxigeno, de vida, de ganas. Renaciendo.

  24. Anne Castillon
    | Responder

    ENSAYO. Retomo después de unos días de ausencia de mí. Recuperé mi eje y me impulso a ponerme a trabajar, a darle batalla a la resistencia, a pelearme con eso que no sé y mi cabeza quiere saber, pero mi cuerpo grita: NO NO NO NO, no te escucho CABEZA. Me aturdo para no escucharla, me manda basura y NO la dejo que se instale.
    QUE QUIERO Y COMO LO HAGO. Una y mil veces repito el mantra, la pregunta esencial, ritualizada. Desde ahí me lanzo al vacío. El personaje me ataja. Pinceladas precisas, rasgos psico orgánicos que encontraron campo fértil en mi envase. Abro los brazos y la recibo.

  25. Marita LLorens
    | Responder

    Qué quiero y cómo lo hago. Por ahora ese es el vacío. «No te juzgues, ni poco, ni mucho, ni nada. ES»…

Dejar un comentario sobre Claudio Garófalo

Haz clic aquí para cancelar la respuesta.