El Tiempo Encontrado. Diario cuarenta y tres.

Publicado en: Entradas | 4

Diario 43

Miércoles 17 de octubre. Dia peronista. Uno más de una historia que nos tañe y nos tiñe. No. Perón no fue un mal necesario. Ahora recuerdo. Esto va muy en serio.

Bienvenido Fran Bueno. Al fin estas donde tenías que estar.

Jueves 18 de octubre. Un ensayo. Una clase. Siguen siendo para mi el mejor afrodisiaco. Algo en la yema de mis dedos me dice que todo lo hago para una mujer.

Celso que es Piñón. Piñón que es Mariasun. Todos somos uno y la vida sigue siendo vida, aunque este tan pegada a la muerte. Tenemos un nieto.

Viernes 19 de octubre. A veces voy medio sonámbulo por las cercanías de los lugares cada vez más imposibles.

Escribir un libro. Dejar un testimonio. ¿De qué?

Derrida. Me lo inspira. La sexualidad como fantasía y fuga. Antes de la rutina y siempre por descubrirse otra forma de amor.

Domingo 21 de octubre. Ensayo de domingo.  El trono de Ricardo III es Macbeth. Hoy constato y soy un poco feliz. Las actrices son el territorio. Estoy dentro.

Lunes 22 de octubre. Siempre Goyo. Era Piazzolla. En la Sala Planeta La Opereta de Buenos Aires. Inaugure mi vida musical y Goyo se encargó de abrirme la puerta. 1970. Yo sigo escuchando a Piazzolla. Y a mi amigo.

Martes 23 de octubre. Lo anecdótico y lo deductivo. La ansiedad por un error cometido es una mala anécdota. Lo deductivo es que cada vez estoy menos ansioso y no por eso reduzco las anécdotas de lo cotidiano a un lugar equilibrado. Quiero escuchar desde otro lugar. La ansiedad de los demás me sumerge en la mía. No puedo evitar el contagio.

Gritos. Llantos. Imprecaciones. Deprecaciones. La familia como infierno. Siempre queda lugar para el insulto y la desesperación. Gente nueva viejos dolores. La muerte acecha. Ese instante donde uno decide que todo se vaya a la mierda. Somos el resto. Lo que queda.

En una semana estaré en México. Añejo alimento que cada vez consumo mejor. El cansancio.

Miércoles 24 de octubre. El amor y el silencio. Palabras sin alternativa de olvido. No tengo tiempo. Soy el tiempo. ¿Hay alguien ahí?

Jueves 25 de octubre. Tomo mate con Alfredo. Gedisa. Me habla de juvenecidio. En Latinoamérica se elimina por distintos medios a la juventud. El liberalismo salvaje tiene un plan y por lo que vemos lo está llevando a cabo.

Viernes 26 de octubre. Creo que el sexo tiene que ver con la biología. La orientación sexual es cultural. Cambio la palabra identidad por orientación. Me lo enseña Camila.

La madurez me ha enseñado a desear mejor. No más.

Un bar bajo la arena. José Ramón Fernández. Y es tanto lo que evoca como lo que duele. ¡Qué pena, que bien nos la pasamos!

Dice Paco de la Zaranda, “yo hago teatro porque quiero volver a abrazar a mi padre”. Yo hice Peer Gynt, para volver a llorar con mi madre. Mientras tanto admiro cada vez más a Carmen Vals.

Sábado 27 de octubre. Blanche Dubois sabe tanto de los miedos como yo de la melancolía. A veces un ensayo invita a que algo nos interpele. Aguanto y escribo.

Domingo 28 de octubre. Otra vez Macbeth. Yo ya no creo que no me voy a morir.

Me llama por Skype Felipe Botero desde Bogotá. Una hora y media hablando de la contingencia. Creo. No creo. Creo. No creo. Creo.

Claudio Garofalo. El sabe estar. Yo sé que el sabe. En la vida y en el escenario.

Lunes 29 de octubre. Una especulación. El Teatro no existe en Hegel. Bueno, quizás como carencia o como un lejano eco espiritual. Eso de la escena no le importaba mucho. Un espacio inexistente que hoy por la mañana se me ha ocurrido identificar.

Estoy atrapado en la neurosis. La de preguntar. Preguntar y preguntar y preguntar y preguntar.

Martes 30 de octubre. ¡México lindo!

 

 

4 Comentarios

  1. Vilma Restrepo Gil
    | Responder

    Voy de nuevo. Voy hacia la palabra.

  2. Eusebio
    | Responder

    Las palabras como estímulos. Este diario es un bombardeo escrito desde la honestidad, desde lo poético y cotidiano. Ese mosaico de imágenes tan tuyas, que los que te leemos hacemos tan nuestras.

  3. Maria Gainzarain
    | Responder

    Hegel a punto de cerrar un teatro…El gran teatro del mundo.

  4. laura
    | Responder

    Y preguntar…

Dejar un comentario