El Tiempo Encontrado. Diario cuarenta y seis.

Publicado en: Entradas | 3

Sábado 1 de diciembre.  River. Boca. Final copa Libertadores. Me gustaría poder decir. No quiero más. Me retiro del amor al futbol. No puedo. Cuando alguien hace un control orientado y luego de gambetear a dos contrarios introduce la pelota en un arco, yo grito gol. Una parte mía me impulsa y no puedo dejar de participar.

Lalo Barenboim. Mi amigo. “Ya entendí. La dependencia con el director obliga a los actores a ser libres.”

Lunes 3 de diciembre. Mi deseo de no corromperme no basta. Es fallido. Mentiroso. Mi cansancio de hoy a la mañana es nuevo. Es mejor que el de ayer. Solo un poco mejor.

Martes 4 de diciembre. ¿Cómo quiere un perro? Con todas las partes de su cuerpo. Ellos dan. En cambio, los humanos siempre esperando algo del otro.

Miércoles 5 de diciembre. Hoy hace ya mucho tiempo murió papá. Isgadal ve iskadash shmei rabo…Yo decía Kadish. Lo sigo diciendo. Mientras tanto mis hijos solo ven mi narcisismo. No me soportan tan dedicado a mi realización personal en mi madurez. Así estamos.

Paul Auster. 4321. “Contra el fracaso del mundo solo hay una defensa: el acto creativo” “Juro lealtad a la bandera de la Palabra Escrita”  Me adhiero.

Jueves 6 de diciembre. Madrid Rio. Camino para caminar y entonces no puedo dejar de pensar en que debo caminar.

Viernes 7 de diciembre. Todo consiste en desear tener cosas que no necesitamos. ¿Qué hacemos con eso? No se cómo resolver algunas contradicciones.

Cada vez estoy mas cerca de quedarme atornillado para siempre en mi cama del Alamillo con montones de libros a mi alrededor.

Carmen acierta. “Tu crees que manda la técnica, pero no es así”. Llego y rehago. Aterrizo y desmorono. Demasiada dependencia y no me gusta.

La exaltación de la libertad no existe.

Víctor Hugo. Futbol y Teatro. El gol de Maradona y Camino del Cielo. Todo eso y aun nos queda la soledad y el silencio. Hablamos. Hablaremos.

Sábado 8 de diciembre. Ella recuerda. Y yo también. Hoy empieza a ser factible entrar por ese otro lado tan resistente a mi recuerdo.

Domingo 9 de diciembre. Gente alrededor. ¿Ensayos contra qué? Un ayudante deprimido construyendo tristeza. ¿Macbeth? Un domingo mas para mirar de frente. No hace falta que nadie nos rescate del olvido.

Lunes 10 de diciembre. La continuidad de México se asoma al abismo. Pero hay cosas para ver mientras manda el atrevimiento y el riesgo. En ese rato algo funciona. Algunos vacíos se llenan de urgencias y nos parece factible que todo pueda caminar. El individuo de nuestro tiempo es así. Esta todo tan acelerado y de pronto los procesos se van a la mierda tan rápido como vinieron.

Martes 11 de diciembre. David. Cuando lo impulso se asusta. Cuando le pido energía lo anota en sus carencias. Yo necesito gente que trabaje para romper las dependencias conmigo y de eso el no entiende nada. No sabe como se hace.  Cada vez estoy más cansado de idénticas repeticiones en lugares espirituales diferentes.

Miércoles 12 de diciembre. ¿Dar testimonio de algo? ¿Para qué? Cinco espectáculos. Hemingway, Coriolano. El Trinche. Macbeth. Ella Recuerda. Cinco niveles continuos y complejos de toma de decisiones. Mas lejos o más cerca pero tironeado y afectado. ¿Qué era eso de la jubilación? No sé adónde, pero por momentos me estoy escapando.

Los mares negros que alguna vez fueron refugio ahora son un atracón de melancolía. De la buena pero también de la mala.

Jueves 13 de diciembre. La difusión de las mentiras. Nunca ha sido mas rápido ni más fácil difundirlas. Cualquier político puede presidir cualquier gobierno. A cualquiera se puede acusar de cualquier cosa y funciona. Trump en la Casa Blanca es la confirmación de la autorización de todo y para todo. Por suerte también y a la misma velocidad se pueden difundir verdades.

Viernes 14 de diciembre. El regreso de José Camacho. Me nutre de algo incierto y solido al mismo tiempo. Me alegra mucho tenerlo frente a mí.

Siempre Goyo. Todo un poco saturado. Cada vez más cerca de significantes vacíos. Como si el me lo dictara y yo escribo. ¿Foucault?

Sábado 15 de diciembre. Martain me cuenta. Filma. Acciona. Escribe. Martain Kuiper actor de una vez y para siempre.

Domingo 16 de diciembre. Vuelve Macbeth. Entender un ensayo para poder vivir en él. Ellas las actrices y yo, que miro con respeto.

Martes 18 de diciembre.  No proscribo ni prescribo. No renuncio ni denuncio. Los animales empapados con sueño y hambre no se mueren por decreto. Siguen deseando en silencio.

 

 

 

 

 

 

3 Comentarios

  1. Eduardo cossavella
    | Responder

    Querido: mí identificación contigo, por lo menos en lo ” espiritual” si es que existe algo así, es inquietante. Estaremos viejos, locos y melancólicos o cualquier combinación de las tres? Hago cosas todo el día y no se para que y si se. Lo más atinado que se me ocurre es aquello de la ” insoportable levedad del ser”. Abrazo.

  2. Ariel Bachter Diaz
    | Responder

    Un lugar para el pensamiento de un señor que no claudica. Extraño en nuestro tiempo.

  3. Noam
    | Responder

    …cómo ver lo que nos impulsa vale para alimentarnos, destruirnos o recrearnos, cualquiera que satisfaga a cada uno, escogiendo por descarte el arte y el juego de las cosas, que no deberia ir acompañado de la rivalidad llevado por una motivación intrínseca o garrulismo masificado que sin querer puede arrastrar el juego a otra cosa…usar lo que nos impulsa para algo creador, liberador…

    ….ahora me pregunto todo lo libre tiene una dirección y fin sin embargo sin primero la libertad dudo de la dirrecion…

    Gracias maestro. Aprendo mucho contigo.

Dejar un comentario