El Tiempo encontrado. Diario cincuenta y tres.

Publicado en: Entradas | 8

Lunes 27 de mayo. Madrid. Los turistas se lo comen todo. Incluso eso que llaman desfase horario. Ahora cuando regreso de Latinoamérica duermo bien.

Miércoles 29 de mayo. No hay que responder. Es una llamada a morir antes de tiempo. Son las muertes prematuras. Melancolía. Fama. Dinero. Poder.

Viernes 31 de mayo.   Mi boca cansada de ausencias busca por donde no hincar el diente. Yo asisto resignado como siempre y con la boca abierta y me entrego a la amistad y a la sabiduría profesional de Hernán. ¿Queda algo por reparar?

Domingo 2 de junio. El teatro es la consagración de la vida. Cuando el público no viene a ver lo que uno exhibe NO ES la consagración de la muerte.

Lunes 3 de junio. Baudelaire. No hay placer más dulce que el de sorprender a un hombre dándole más de lo que espera.

Martes 4 de junio. El Metro. Una mujer negra. Exuberante. Tan hermosa. Decidida a que todos la miren. Junto a ella una mujer musulmana muy cubierta de pies a cabeza. Solo se ven sus ojos y su frente. No se conocen. No se hablan. Van juntas en el metro y entonces me gusta Madrid.

Miércoles 5 de junio. Paloma es una alumna que yo convencí para que viniera a la Escuela y ahora ella me convenció a mí que debe estar ahí. Me gusta tenerla cerca.

Viernes 7 de junio. Los toros. La palabra monosabio. Compañía de teatro popular que adiestraba monos y los disfrazaba de humanos. De ahí pasaron a otra poética. La tauromaquia.

La Zaranda. A veces sale y otras veces no. Esta vez no salió. Todo interferido. Gente ajena molestando en el escenario. Otra escucha. Otras subjetividades.

A Lalo le duelen sus piernas. Mientras le duelen camino con el…

Lunes 10 de junio. Dile a la luna que venga. Un fracaso genial. De los mejores que he conseguido. El tío Samuel Beckett me sigue inspirando. Cada vez fracaso mejor. En este trabajo me gusta casi todo menos el final.

Miércoles 12 de junio. “Buenas… que tal…Soy Vicky la hermana de Flor…” y nos cuenta que a las 5 de la madrugada entraron en su casa y le pegaron y robaron lo que no había y este desasosiego matinal tiene tanto cabreo como dolor y no sé si estoy más rabioso que consternado.

Viernes 14 de junio. Estoy. No habrá más luna. Escucho a Florencia Lorenzo. Sigue la fiesta de querer seguir. Ella prefiere y puede navegar por encima de las olas. Yo sigo remando. Tan obsesivo como siempre.

Un reencuentro con Jorge Alemán, Un encuentro con Alfredo Landman. Escuchar palabras que inspiran. Creo que es mi mayor deseo.

Domingo 16 de junio. No lo sé. Sueños aterradores. Sucia muerte que me atrapa. ¿No será que me estoy perdiendo algo? Carmita escucha.

La rodilla de Pablo Rodríguez montada en su cabeza. Los meniscos ganan uno a cero. Cuando salga de su rotula y su hueco poplíteo entrara con renovada energía en su talento.

Hay que escapar de la metafísica guerrillera. La realidad que inunda mi mirada me atraviesa muy de frente, muy de perfil.

Martes 18 de junio.  La derecha siempre pide que seamos realistas.  Hollywood la fabrica de sueños. Vaya mierda que han podido instaurar.

Un hombre me pide dinero en Buenos Aires. Se llama limosna. Una mujer me pide dinero en Madrid. También es una limosna. Miradas exigentes y suplicantes. Tanto dolor y tanto reproche.

Miércoles 19 de junio. El mercurio se cae y se escapa. Se disuelve. La muerte de todo lo amado no nos sorprende. Hasta los gestos más íntimos se mueren. Se disuelven. Ese instante. No hay nada que los humanos no seamos capaces de disolver.

Jueves 20 de junio. Veo una vez más en YouTube el homenaje a Goyo. Me busco y no estoy. Persiste en mi la estupidez endémica de buscarme en las fotos. En fin, quizás sean cosas que Goyo sabia de mí que ni yo sabía. Esta mezquindad narcisista que me habita es una de ellas. Hay mañanas que no me soporto.

Durruti me ladra. Yo le doy de comer desde mi mano. Su instinto y mi pulsión. Estamos ahí.

Viernes 21 de junio. Carlos Bolívar nos da una conferencia en la escuela con forma de monologo teatral. Me interesa lo que cuenta.

Viene Benja a cenar. Ese cuerpo tan grande tiene algo de lo autentico que no es fácil de detectar. Tenerlo cerca es una trasfusión de las buenas.

Sábado 22 de junio. Valdano me permite seguir diciendo boludeces. Es mi amigo.

Domingo 23 de junio. El ensayo. Una opción de libertad maltratada por el autoritarismo. Ahora están ensayando Macbeth y yo no estoy ahí.

Tenia un plan en mi vida. Lo voy pudiendo llevar a cabo. Cada vez más cansado. Es decir que cada día me alimento mejor de mi cansancio. Es lo que he aprendido.

 

 

 

8 Comentarios

  1. Lalo
    | Responder

    Gracias por el recuerdo y la mención. Y si. Las piernas debieran servir para algo más q para llevar pantalones. Vamos a ver q dicen los que dicen que saben. No lo digo de manera autorreferencial sino por lo q he visto en la vida. Los enfermos tienen un tipo de soledad que les es propia. Diferente de la del q ama, de la del que huye o es forastero. Coño, hasta hay variedad de lo malo !!

  2. wurst 1.10
    | Responder

    Get Minecraft on the ggo with Sony’s handheld.

  3. Jou Kotton
    | Responder

    Bien. Porque no el cansancio.

  4. Joel
    | Responder

    Maestro, agradecido estoy siempre de tener tus palabras y tu apoyo! Agradecido de haber vuelto y recuperar a tu lado el actor que hay en mi! Gracias Maestro, amigo!!

  5. María Gainzarain
    | Responder

    La vida hace su visita de médico, aplaca sueños, va tapando poro por poro todas nuestras prioridades …y nos muestra, que por mucho que insistamos sólo podremos entender lo que llevamos dentro, ligero en la juventud y sincrónico en la madurez. Ahora saber nos asusta y ver crecer, a nuestros niños , a los retoños de la creación, a la buena y mala hierba nos tranquiliza, me serena y algunas noches consigo dormir…y
    Esperarla madrugada.

  6. María Gainzarain
    | Responder

    Nunca he entendído bien la idea de fracaso porque nunca he tenido claros los objetivos

  7. Ale
    | Responder

    Grande maestro! Que humano y lindo es leerte.

  8. Noam
    | Responder

    Existiendo y ensayando, en efecto, un vez que uno se pone algo claro para trabajar, el acaecer se da, es tan revelador. ..

    La acedia me viene cuando pienso en quien confié y quien se burlo del arte con migo sin ser amigo, ahora viendo como fallecen y se les reconoce su trabajo, donde una acequia de luz, guía y me calma por lo que nos une, el arte en lucha con la acerbidad y acerbo. Que en paz descanses.

    Siendo el acervo con “v” lo que se tiene ver por descubrir con velas, remos, pinturas y anclas sin pensar en el aciago camino, sino en superándose acompañado un acíbar rico y dulce para el viaje, hecho en casa.

    Tengo por sumar con regularidad 396 días 14 horas, 40 minutos y 5 segundos para aprender, cimentar y saber mas con mi maestro en clase, puede que otros y mas por venir… puedo morir Jorge diciendo que he conocido a un maestro, mi primero… agárrame la mano, tomo la tuya porque cada momento es, sera y fue travesía y ya estoy sonriendo…

    acequia

    acerbidad

    acerbo

    acervo

    aciago

    acibar

Dejar un comentario