El Tiempo Encontrado. Diario cincuenta y cinco.

Publicado en: Entradas | 8

Martes 23 de julio. ¿Hay alguien ahí? Así acabe el diario 54.

Miércoles 24 de julio. Jorge Luis Borges. La teología es una rama de la literatura fantástica.

Alexis y Dahiana surgen al despertar. Los amigos me llaman mientras uno cree que olvida las promesas en los vértigos de una melopea.

Jueves 25 de Julio. Macbeth. Las actrices me dan alegría. Me dan hambre.

Otro Macbeth. Rocío y Vera en Lima me dan ganas de seguir haciendo.

El reconocimiento. Ocupar un lugar en la mente de los demás. Nunca es suficiente. Es una patología. De las peores.

Carmita. Mujer y actriz. No me arrojo por una ventana. Escribo este diario. Libros. Doy clases. Ensayo. ¿Tú lo sabes no?  ¿Quién lo sabe?

Viernes 26 de julio. Teo Sarapo. El oso de trapo que amaba a una diosa. Carlos Cano me lo cuenta y me lo canta. Descubrió la copla para mí. Cada vez que dicen patria me pongo a temblar.

Ayer deseaba a abrazar a Tato Pavlosky y entonces Goyo y entonces no pude. No me queda ni una pizca de arrogancia. Abrazar la ausencia. La congoja de saber que ya no están.

Actuar. Un cuerpo con saber propio. No naturalidad comprada en la vida cotidiana. Cuando se percibe ese saber, se descubre el valor tanto técnico como simbólico de la acción.

Sábado 27 de julio. Lisboa pone e Fede en el amor. Una ciudad que le habla de Ser Ahí. Haga lo que haga ahora pondrá una ciudad a su lado.

Domingo 28 de julio. Me despierto en un hotel. De pronto no se si he encontrado el Arte después de tanto tiempo o estoy loco. Tampoco sé muy bien qué diferencia hay entre esas cosas.

Lisboa tiene tantas escaleras como dolores tengo yo en mi cintura. Fede tiene un futuro y no sé si le alcanzara para descubrir toda su potencia creadora. Son sus elecciones y ahora puedo mirar con respeto la dimensión de los escollos. Son su camino.

La palabra nos lleva en volandas.

Lunes 29 de Julio.  El Arte. Un trozo muy ínfimo de certeza muy semejante a la inmortalidad. Es lo que le arrancamos a la nada.

Setúbal. Alguna vez estuve aquí y no lo sabía. Un melón me espera. Me acuerdo de Philippe Roth. “Es más difícil comprar un buen melón que un buen coche.”

Martes 30 de julio. Una bronca sorda contra una sociedad miserable y mezquina que mata gente todos los días en el mar. Un mar que me envuelve y atormenta. Hoy.

Tejido Abierto Teatro. ¿Y si me quitara del medio?

Miércoles 31 de julio. Presencia Escénica. Charla para Medellín me pide Cristóbal Peláez antes del gazpacho hispano argentino. Estar en un sitio que no cambiaría por ningún otro. Eso es presencia. El niño de 8 años con Síndrome de Down. El monaguillo perfecto que toca la campanilla. Eso voy a contar.

Jueves 1 de agosto. El Alamillo.

Viernes 2 de agosto.  Ensayar. Lo opuesto a la verdad no es la mentira.  La gran mentira del actor son las certezas racionales y las verdades prematuras.

Sábado 3 de agosto. Stanislavsky extenuado. Deformado por rentabilidades ajenas a lo espiritual. Hay que entrar por otro lado.

Domingo 4 de agosto. Una vez una mujer dijo en un ensueño. “Lo dejo entrar”. Luego lo real se apodero de todo.

Lunes 5 de agosto. Claudio de Gualeguaychú nos pide Dile a La Luna que venga. Y yo recuerdo. Rehago. Regreso. Reparo. Me va gustando cada vez más.

¡Vienen en caballos de sangre con la mirada de hierro y muerte!

Martes 6 de agosto.  Estoy obsesionado por construir referentes teóricos. Las formas se volatilizan, desaparecen. Lo teórico las hace irreversibles.

Miércoles 7 de agosto. Theodor Adorno se convierte en un comentarista que lo desbordada todo. Atrevido.  Un terrorista de aquel presente.

Ese es el compromiso del Arte. Yo entendí, amigo Adorno.

Jueves 8 de agosto. Alguna vez este diario debería tener un final alcohólico. Como si me metiera en una película de Kusturica.

Viernes 9 de agosto. La espera. La impaciencia de mirar la espera. Una vez más la mirada. Tan oscura. Tan llena.

Una vida se singulariza rompiendo esclavitudes y prohibiciones.

 

 

 

 

8 Comentarios

  1. Nacho
    | Responder

    El mito de prometeo puede reintrepetarse considerándolo una escena del aparato psíquico del sujeto de rendimiento contemporáneo, que se violenta a sí mismo , que está en guerra consigo mismo. En realidad, se halla tan encadenado como prometeo.el águila que devora su hígado en constante crecimiento es su alter ego, con el cual está en guerra. Así visto, la relación de prometeo y el águila es una relación consigo mismo, una relación de autoexplotación. El dolor del hígado, que es en sí indoloro, es el cansancio. De esta manera, prometeo, como sujeto de autoexplotación, se vuelve presa de un cansancio infinito.es la figura originaria de la sociedad de cansancio.

    Byung-chul han .

    Por compartir algo con vosotros que me parece que está relacionado con lo que Jorge nos propone.

    Un abrazo !

  2. Jou Kotton
    | Responder

    A ver…

  3. María Gainzarain
    | Responder

    Nunca me consideré artista, sino una persona que lee, escribe y piensa…El cuerpo con las cicatrices del miedo me acompaña. A veces pienso que estoy arriba otras muy, muy abajo, son las palabras que desde niña me enredan y las confundo, sólo me escucho cuando las leo…Toda la vida buscando no sé bien qué, y ya no estoy entusiamada; más bien asustada pues al paso del tiempo la locura se va instalando en los poros que deja libres el olvido. La terca idea de no dejar nunca de seguía descifrando los códigos de la gran mentira que me permite sobrevivir…

  4. María Gainzarain
    | Responder

    Nunca me consideré artista, sino una persona que lee, escribe y piensa…El cuerpo con las cicatrices del miedo me acompaña. A veces pienso que estoy arriba otras muy, muy abajo, son las palabras que desde niña me enredan y las confundo, sólo me escucho cuando las leo…Toda la vida buscando no sé bien qué, y ya no estoy entusiamada; más bien asustada pues al paso del tiempo la locura se va instalando en los poros que deja libres el olvido. La terca idea de no dejar nunca de seguír descifrando los códigos de la gran mentira que me permite sobrevivir…

  5. Eduardo cossavella
    | Responder

    Hoy me quedo con el martes 24. Borges. La teología es una rama de la literatura fantástica. Genial.

  6. Susana Inés Pérez
    | Responder

    Un verano productivo. Así creo que esta siendo para ti, y también para mí. Yo también estuve en Lisboa unos días. Tremenda ciudad. Bellísima, decadente, llena de contrastes. Los tranvías. Me quedaría a escribir allí unos meses si pudiera. Tengo debilidad por las ciudades rodeadas por agua. … Tuve un profesor que decía que el arte está relacionado con el misterio. Supongo que es nuestra misión descubrirlo o circuncidar el arte al menos. Lo que se pueda. Me recuerda al proceso, a lo eternamente inacabado. Y eso es lo que me hace feliz, y lo que nunca me quita las ganas de seguir, aunque pudiera parecer paradójico. … La mirada, el arte… Descubrí hace muy poco una cita que dejó escrita el artista canario Manolo Millares en 1959. Decía: “el arte no debe serlo porque agrade… Sino más bien porque duela rabiosamente… El arte no puede ser el cómodo asiento de lo intangible, sino el camastro pavoroso de los pinchos donde nos acostamos todos para echarle un saludo intemporal a la aguarda dora muerte”. Ahí lo dejo. … Lo teórico ha de estar. Estoy de acuerdo. Pero creo que va más allá del entendimiento o las explicaciones. Tú qué opinas? … Siento que me resulta difícil difícil dejar de lado las certezas racionales y la verdad prematura durante el ensayo. En ello me propongo trabajar este año. … Y prefiero estar loca.

  7. Noam
    | Responder

    Achacoso diario social,
    obsesión del adalid para seguir con la polis.

    Horas arenosas acorren vibraciones,
    acciones acres llegan a observadores.

    Acribar la consciencia y vida en un despertar,
    acrisolar con una estructura para llegar a una verdad.

    Acritud cuando uno no sabe porque,
    destellos ácueos cuando uno sabe llevar esa sed.

  8. María Gainzarain
    | Responder

    A veces doy un paso atrás cuando rozo la magia y el misterio , no vaya a desvelarse…

Dejar un comentario